“Relacionado con el tenis, ¿qué es lo primero que se te viene a la cabeza si piensas en Grecia?”. Si a un aficionado o aficionada a la raqueta se le formulase una pregunta como esta, posiblemente la mayoría contestaría Nick Kyrgios, en referencia a las raíces helenas del excéntrico jugador australiano. Pero eso va a cambiar. Desde ya mismo, un chaval nacido en Atenas hace 19 años va a colocar a su país en el mapa tenístico mundial, gracias a una imparable progresión que ha alcanzado su clímax en el Conde de Godó: Stefanos Tsitsipas

De padre griego y madre rusa, la ex tenista Julia Apostoli, Tsitsipas ha sido el primer clasificado para las semifinales del torneo catalán, después de superar con solvencia a Dominic Thiem, finalista de la edición 2017, por 6-3 y 6-2. El griego venía avisando de su rendimiento durante toda la semana, tras dejar en el camino a especialistas en la tierra batida como Schwartzman o Albert Ramos, pero con el triunfo sobre el austríaco pocos hubieran contado. Es, sin duda, la victoria más prestigiosa en la corta carrera del ateniense, aunque posiblemente no sea la última ante un Top 10. 

Más habituado a competir a nivel Challenger hasta esta temporada, el joven Stefanos es ya el mejor jugador griego de la historia por ranking ATP, gracias a su buen hacer durante los últimos meses. En Doha alcanzó los cuartos de final, donde cayó ante el propio Thiem, y en Montecarlo tuvo contra las cuerdas a David Goffin, en un anticipo de sus exhibiciones en Barcelona. Es en estos torneos sobre arcilla en los que ha demostrado sus múltiples virtudes, como la capacidad para aguantar peloteos largos al austríaco o al belga con sus 1,93 y un sensacional revés a una mano que se convertirá, seguro, en una de sus señas de identidad. 

Junto a otros nombres propios de este 2018 como Hyeon Chung, Tsitsipas es una de las apuestas más seguras dentro de los bautizados NextGen. El más convencido de ello es su padre y entrenador, Apostolos, que ya manifestó en diversas ocasiones la plena confianza en que hijo se convertirá en un tenista del más alto nivel. “Solo necesita paciencia y trabajo, porque el talento está ahí”. Por lo de pronto, ya está en las semifinales del Godó, donde se medirá con Pablo Carreño, verdugo de Grigor Dimitrov. Paso a paso, como dice su mentor, Stefanos Tsitsipas ha llegado al circuito ATP para quedarse durante mucho tiempo. 

No Hay Más Artículos