Rafael Nadal está sencillamente imparable en esta gira sobre tierra batida. El tenista español ha sumado su segundo título en siete días, el undécimo Conde de Godó en su palmarés, tras superar al joven griego Stefanos Tsitsipas por 6-2 y 6-1. El ateniense había llegado a la final sin ceder un solo set y superando a especialistas en arcilla como Schwartzman, Ramos, Thiem y Carreño, pero los precedentes no sirven para nada cuando tienes delante al indiscutible número 1, que ya acumula más de 40 sets consecutivos ganados en tierra batida.

La lluvia fue la protagonista en el atípico arranque del encuentro. El prometedor griego obtenía un insólito juego en blanco sobre Rafa antes de un brevísimo descanso, obligado por las gotas que caían sobre la arcilla catalana. El parón reactivó al mallorquín, decidido desde entonces a convertir la cita en otro de sus monólogos. Tsitsipas aparecía muy de vez en cuando, tanto con la derecha como con su estiloso revés, pero la verdadera magia la ponía el de siempre. 

Nadal iba de menos a más, acribillando al chaval ateniense con su habitual estrategia de desgaste físico y mental. Esos largos peloteos que acaban con un error del rival o con un estratosférico winner del balear, la cruda situación que esta vez le tocaba vivir a Tsitsipas. El número 1 de la ATP cerraba el primer set por 6-2 y obtenía un break nada más comenzar el siguiente, con el griego totalmente superado y su moral anulada. 

El duelo estaba visto para sentencia pero a Nadal le entró prisa por cerrarla y regaló a los asistentes su cara más humana. Varias dobles faltas consecutivas amagaron con un break para Tsitsipas aunque el heleno había sacado bandera blanca hacía rato y a duras penas evitó el rosco en la segunda manga. El 6-1 supuso el cierre para la final más corta en la historia del Conde de Godó y el título número 77 en la carrera del más grande de siempre sobre tierra batida. Lo peor para el resto de aspirantes es que, a punto de cumplir 32 años, mantiene una insultante superioridad sobre todos ellos. Próxima parada, Madrid.