Fernando Alonso nunca se muerde la lengua. Lo demuestra cada vez que tiene un micrófono delante e incluso a bordo de su monoplaza, con sus habituales perlas dirigidas hacia su propio equipo o hacia sus rivales; la última de estas, la que dedicó al ruso Sirotkin en el Gran Premio de Azerbaiyán. En esta ocasión, el asturiano ha dejado unas declaraciones interesantes en la rueda de prensa previa a la disputa de la carrera en Montmeló, la cita anual de la Fórmula 1 en su país. Algunas, por cierto, podrían no ser del todo satisfactorias para la entregada afición…

Es evidente que Alonso disfrutó al máximo de su triunfo en la reciente prueba del Mundial de Resistencia en Spa, donde pudo saborear las mieles de la victoria un lustro después gracias a la superioridad técnica de Toyota. Tanto es así que el asturiano ya piensa más en el próximo evento de esta competición que en el propio campeonato que disputa con McLaren. “Ahora, después de tener dos victorias en la Fórmula 1 en Barcelona, me haría más ilusión vencer en las 24 Horas de Le Mans, más que nada porque es la carrera más grande del mundo”, explicó el piloto español, que no sube a lo más alto del podio en Montmeló desde el 2013. 

Efectivamente, Alonso acudirá a la histórica cita francesa el próximo mes de junio, aunque también puntualizó el sentirse “orgulloso y motivado” en la Fórmula 1. El asturiano llega a la pista catalana con sensaciones renovadas esta temporada: “Estoy contento en el equipo y ahora somos los sextos en pilotos y los cuartos en constructores. Hay una gran diferencia con los 0 puntos del año pasado y somos los únicos que hemos acabado las cuatro carreras hasta ahora con los dos coches”. 

Muy relacionado con el rendimiento de este curso, en el que su escudería parece haber despertado después del desastre de la temporada 2017, Alonso soltó otro recado para el resto de la parrilla, probablemente dejando atónitos a los tres pilotos que le acompañaban en ese momento (Carlos Sainz, Hartley y Checo Pérez). “De los veinte que competimos este año, sólo cuatro hemos ganado algún Gran Premio. Así que hay dieciséis que están más jodidos que yo”, sentenció, tras ser cuestionado por la ausencia de triunfos en Barcelona. 

Claro que en ese momento no le salieron las cuentas, porque realmente son siete los que subieron alguna vez a lo alto del cajón: Hamilton, Vettel, Raikkonen, Ricciardo, Bottas, Verstappen y el propio asturiano. Para terminar de arreglarlo con su compatriota, el de McLaren apuntilló: “Hay pilotos con un talento increíble, como Hulkenberg, Leclerc y Carlos Sainz, que todavía no han pisado el podio. Esto es la Fórmula 1”. 

No Hay Más Artículos