La lluvia había supuesto un buen apoyo para Rafa Nadal en la final del Masters 1000 de Roma, pero en la primera ronda de Roland Garros para el balear sucedió justo lo contrario. Las gotas que cayeron sobre París a última hora de la tarde impidieron que el número 1 del mundo y gran favorito en la arcilla gala culminase su más que probable victoria sobre el italiano Simone Bolelli, un enfrentamiento pendiente de finalizar. El español manejaba el marcador 6-4, 6-3 y 0-3, y pese a esa desventaja en la tercera manga, nada invita a pensar a una remontada del transalpino (compitiendo gracias a la baja de Dolgopolov, pues él había caído en la ronda clasificatoria previa). 

Y así, mientras el mallorquín debe esperar, otros aspirantes progresaron sin ninguna dificultad. Es el caso de Novak Djokovic, que confirmó las buenas sensaciones ofrecidas en la capital italiana con un sólido triunfo sobre el brasileño Rogerio Dutra da Silva. Al igual que el serbio, necesitó solo de tres sets Dominic Thiem para dar buena cuenta del bielorruso Ilya Ivashka; el austríaco, que el pasado sábado conquistó el ATP 250 de Lyon, tendrá un hueso ahora en la figura del joven Stefanos Tsitsipas, finalista en el Godó. 

Otras victorias destacables fueron las de Diego Schwartzman, Albert Ramos, Richard Gasquet o Roberto Bautista. Este último, al límite contra Denis Istomin. El de Uzbekistán llevó el duelo al quinto set y obligó al español a remontar ahí un 0-3 adverso. En ese mismo momento, en la definitiva manga, sucumbió David Ferrer contra su joven compatriota Jaume Munar. Pero, sin duda, la derrota con nombre propio de la jornada fue la de Stan Wawrinka frente a Guillermo García-López. 

Más allá de la confirmación del terrible momento de forma que atraviesa el suizo en este 2018, la gran preocupación para Stan the Man es su descomunal caída en el ranking mundial. Al perder todos los puntos que defendía como finalista del año pasado, Wawrinka pasará a ocupar la posición 256 del circuito, una plaza que no le garantiza la presencia en torneos ATP y por la cual deberá aferrarse ahora a recibir wild cards. A pesar de todo, el triple ganador de Grand Slam no pierde la esperanza de regresar a su mejor nivel muy pronto. 

No Hay Más Artículos