Perú sigue al borde de un ataque de nervios. Volver a una Copa del Mundo por primera vez desde España 1982 está siendo como un parto complicado. La selección andina acudió a un agónico playoff para meterse en el Mundial de Rusia 2018, gol clave incluido de Paolo Guerrero. Superada la fiesta, llegó el jarro de agua fría: positivo por un metabolito de cocaína del histórico delantero de la selección de Perú, máximo goleador histórico y gran estrella superada la treintena. El recurso ha pasado por todas las fases posibles, y Guerrero parecía encaminado a perderse la cita futbolística de sus sueños. Pero la justicia suiza ha decidido darle la razón, y Paolo Guerrero podrá jugar con Perú el Mundial de sus vidas.

El Tribunal Federal de Suiza en realidad no exonera a Paolo Guerrero, sino que le concede una suspensión temporal de la pena de 6 meses que la WADA (agencia mundial antidopaje) amplió a 14 meses. El Tribunal de Arbitraje decidió hacer caso del recurso, y la FIFA se atenía a esta última decisión. El presidente del ente futbolístico mundial, de hecho Infantino le dio con la puerta en las narices en uno de los últimos intentos del desesperado Guerrero. Ahora, la decisión del tribunal suizo obliga al TAS a tomarlo en consideración. “No objetaremos a la postura del TFS”, dijo el organismo de arbitraje.

Paolo Guerrero no pudo ocultar su emoción y alegría, que comparte con él todo el país y también muchos compañeros de profesión que hicieron campaña por defender su caso (algo para lo que llegó a recurrir a momias peruanas de hace siglos). “Ya no hay sueños imposibles. Esta decisión hace justicia, al menos parcialmente y compromete mi agradecimiento al Tribunal Suizo. Mi gratitud eterna a mi país, a los millones de compatriotas que se unieron a mí, de miles de maneras diferentes, con un denominador común: el cariño desbordado”, dijo el delantero de Flamengo en un comunicado.

Al poco tiempo de saberse la decisión de la justicia suiza que saca a Paolo Guerrero de la lista de estrellas que se perderían el Mundial de Rusia 2018, el futbolista se incorporó a la concentración de la selección peruana en Austria, donde ya empiezan a preparar la Copa del Mundo. Guerrero apareció con una estampada y colorida camisa, cuyas formas recordaban (si no eran) a la hora de marihuana. Cuando eres el máximo ídolo de una selección, puedes arriesgar mucho en el vestuario.

No Hay Más Artículos