La versión demoledora de Alexander Zverev en los recientes Masters 1000 se ha evaporado en París. El alemán está sufriendo como nunca en los últimos meses para progresar en Roland Garros y en esta ocasión ha visto la derrota tremendamente cerca: el bosnio Damir Dzumhur sirvió para eliminar al germano en el cuarto set pero en ese inapropiado instante le temblaron las piernas y el cabeza de serie número 2 no desaprovechó el regalo. De esta forma, pisa por primera vez los octavos de final en la arcilla de la capital gala, en los que se medirá a Karen Khachanov

El encuentro arrancaba con el guión previsto y un contundente 6-2 a favor de Zverev. Sin embargo, a partir de ahí el de Hamburgo se vino abajo y cayó en la trampa de Dzumhur, muy hábil dejando bolas cortadas cerca de la red. El balcánico se puso por delante (6-3 y 6-4) y amagó seriamente con eliminar al jugador más en forma del circuito junto a Rafa Nadal: el bosnio se colocó 6-5 arriba y con servicio en la cuarta manga pero la presión se lo tragó, cediendo un break en blanco y sucumbiendo en el tie-break. Ya en el último set, Zverev hizo valer su superioridad, aunque con cierto sufrimiento, para proclamarse vencedor en casi cuatro horas de batalla.

Muchísimo menos necesitó Fernando Verdasco para confirmar que Grigor Dimitrov padece alergia a la tierra batida de Roland Garros. El búlgaro nunca ha alcanzado la cuarta ronda en París y tendrá que seguir esperando porque en esta edición fue el madrileño quien le dio una lección. El número 5 de la ATP se mostró errático tanto con su servicio como con el resto, de ahí que el español le fulminase en tres sets. Ese mismo marcador lo firmó Kei Nishikori para deshacerse de un fundido Gilles Simon, finalista en Lyon el pasado domingo. Ahora, el duelo entre el japonés y Dominic Thiem promete ser una de las citas ineludibles del calendario venidero. 

Con casi total seguridad, Verdasco tendrá un compromiso mucho más complicado en octavos de final frente a Novak Djokovic. El serbio despejó cualquier duda sobre su buen estado de forma en un equilibrado encuentro contra Roberto Bautista, que se decantó en favor del ex dominador del ranking mundial tras dos sets durísimos y decididos en la muerte súbita. Con toda la atención centrada en Nadal o Zverev, Nole aprovecha para avanzar sin hacer mucho ruido y tal vez convertirse en una alternativa real a los principales aspirantes. 

La gran decepción de la jornada la representó Pablo Carreño. El jugador asturiano, cuartofinalista de Roland Garros el año pasado, cayó derrotado con contundencia ante Marco Cecchinato, ganador a finales de abril del ATP 250 de Budapest. La que posiblemente sea la victoria más importante en la carrera del italiano hasta ahora le permite acceder por primera vez a unos octavos de final de un Grand Slam. 

No Hay Más Artículos