Un jugador entre Dominic Thiem y Marco Cecchinato  será finalista en la final de Roland Garros 2018. El tenista austríaco aplastó al segundo cabeza de serie, Alexander Zverev, para alcanzar sus terceras semifinales consecutivas sobre la tierra batida de París. Mientras, la sorpresa italiana derrotó en un espectacular enfrentamiento al recuperado Novak Djokovic, en la que sin duda es la victoria más importante en toda su carrera, incluso mayor que su conquista en el ATP 250 de Budapest a finales de abril. 

Muchísima expectación había levantado el duelo de jóvenes emergentes entre Thiem y Zverev, los dos tenistas con más victorias totales durante esta temporada. Además, existía un precedente cercano entre ambos, la final del Masters 1000 de Madrid, que había caído del lado del germano. Por lo tanto, las posibles ansias de revancha del austríaco anticipaban un bonito duelo… hasta que Dominic y Sascha saltaron a la pista. 

Porque el único set que tuvo un mínimo de emoción fue el primero. Mandaban los poderosos golpes de Thiem desde el fondo, mientras parecía obvio que Zverev empezaba a acusar el cansancio acumulado durante todo el torneo, con tres encuentros seguidos a cinco sets a cuestas. Un único break resultó decisivo en favor del chaval de Wiener Neustadt, un 6-4 bastante más equilibrado que lo que vendría después. 

A partir de ahí, el físico abandonó al alemán y la desesperación emanaba de sus errores y gestos. Thiem aprovechó para vencer 6-2 en la segunda manga y obtener una ventaja que esta vez su rival no podría voltear, porque el austríaco es un obstáculo de otro nivel en comparación con los anteriores de Sascha. Un revelador 6-1 puso punto final a un duelo mucho más breve de lo que se esperaba, con un jugador de 24 años decidido a disputar su primera final de Grand Slam

Intentará impedírselo la revelación del campeonato, un Cecchinato que añade a Djokovic a su tremenda lista de víctima en este Roland Garros (antes se deshizo de Pablo Carreño y David Goffin). El siciliano ofreció un tenis excelso en los dos primeros sets, con infinidad de ganadores, tanto de derecha como de revés. El 3-6 y 6-7 en contra parecía una losa muy pesada para Nole, aunque el serbio no se quedó tan lejos de dar la vuelta al marcador

Como si de un homenaje a su compatriota Fognini se tratase, Cecchinato perdió la cabeza en la tercera manga, cediendo un 1-6 entre algún que otro warning y una sospechosa actitud (concretamente en el último juego). Djokovic se colocó 5-3 arriba en el cuarto y la contienda parecía destinada a un desenlace en el quinto, pero de repente, el de Palermo resucitó y volvió a repartir juego como al principio del encuentro. Todo se decidiría en una interminable y memorable muerte súbita, que cayó del lado de un italiano hasta hace nada habituado al circuito Challenger pero que hoy es, como mínimo, semifinalista de Roland Garros. 

No Hay Más Artículos