“Cuando yo hago algo, lo hago poderosamente. No se trata de la belleza, porque todo el mundo puede lucir bien. Pero no todo el mundo es poderoso, y yo aporto eso”. Con esas palabras queda claro que el culto al cuerpo forma parte también del culto que se tributa a sí mismo Zlatan Ibrahimovic. El siempre vanidoso delantero sueco ha culminado su presentación ante la sociedad estadounidense posando desnudo para el Body Issue de ESPN, una publicación anual en la que algunos de los deportistas más populares del mundo se prestan a enseñar el fruto anatómico de sus horas de entrenamiento. Así que ya sabíamos que el nuevo jugador de Los Ángeles Galaxy puede golear en la MLS. Ahora también sabemos que tiene las nalgas tatuadas con un intrincado diseño y podemos imaginar el apuro de quien tuvo que pasarse varias horas clavando agujas en el culo del malhumorado futbolista. 

El cuerpo de Ibrahimovic es el más dibujado de cuantos asoman en este número, pero no el más comentado. El posado más significativo es el que realizan conjuntamente la alero all-star de la WNBA Sue Bird y la campeona del mundo de fútbol con Estados Unidos Megan Rapinoe. Las dos deportistas de élite que compiten en franquicias de la ciudad de Seattle revelaron hace ahora un año que eran pareja y ejercen de icono para la comunidad LGBT+ norteamericana.

“Es bastante asombroso pensar que estamos en la portada del Body Issue, especialmente en los tiempos que vivimos. Solo piensa en lo lejos que hemos llegado, pero también en el clima actual. No solo somos mujeres deportistas, pero también estamos saliendo juntas. Somos algo así como unas tipas duras”, celebran Bird y Rapinoe. “La visibilidad es importante”, abunda la primera pareja homosexual que aparece en la revista.

La relación de deportistas que acceden a posar desnudos este años se completa con un puñado de figuras del béisbol (Yasiel Puig y Dallas Keuchel); los muslos como un baobab de Saquon Barkley, running back de los New York Giants, y la esbelta veteranía de un wide receiver del Salón de la Fama como Jerry Rice; estrellas de la lucha libre como Charlotte Flair; y atletas olímpicos del Team USA de diversas disciplinas. Quizás el posado más espectacular corresponde a Karl-Anthony Towns, ala-pívot de los Minnesotta Timberwolves de la NBA, que abre sus infinitas piernas en mitad de un salto mientras se cubre con un balón sus partes pudendas. 

Pero también resulta difícil apartar la vista del Tiburón Blanco, Greg Norman, quien a sus 63 años hace buena la canción de Joe Cocker para el film erótico “9 semanas y media“: “You can leave your hat on“. El mítico golfista se ha pasado unas cuantas horas en el gimnasio y conserva un torso poderoso que muestra sin rubor mientras luce su habitual sombrero de ala ancha y ejecuta un swing. Y sí, lo hace con un palo, pero no es el que tú piensas. 

No Hay Más Artículos