El histórico Grand Slam que se disputa en el All England Tennis Club ya está aquí. Y a diferencia de los sorteos del Open de Australia y Ronald Garros, Wimbledon se presenta, a priori, tremendamente equilibrado, con duelos muy interesantes en las primeras rondas y a buen seguro que bastantes sorpresas en el horizonte. Numerosos jugadores apenas realizan preparación específica sobre esta superficie tan especial y ello se traduce en resultados inesperados cada año. 

El gran favorito a revalidar su vigente título, Roger Federer, se estrenará ante el serbio Dusan Lajovic, protagonista de una notable gira sobre tierra batida en los meses previos. No es el debut soñado para el suizo, pues el año pasado ya tuvo que trabajar muy duro para eliminar al balcánico en segunda ronda. De ganar, Federer podría encontrarse con Lukas Lacko, que sigue compitiendo en el ATP 250 de Eastbourne, y más adelante le esperarían buenos sacadores como Leonardo Mayer o el gigante Ivo Karlovic

El que fuera verdugo del suizo en Halle, el croata Borna Coric, podría aparecérsele en octavos de final aunque para eso deberá batir primero al ruso Daniil Medveded, siempre incómodo, y después a Adrian Mannarino, buen jugador sobre césped. Muy cerca de todos ellos cayeron Gael Monfils y Richard Gasquet, que se medirán en un duelo francés muy igualado (9-7 de parcial para el primero), así como Sam Querrey, semifinalista en 2017, o Kevin Anderson; para el sudafricano, regalos envenenados en la figura de Andreas Seppi o Gilles Muller, que eliminó a Rafa Nadal hace doce meses. 

Otro croata, Marin Cilic, intentará volver a la final por la otra llave de la parte alta del cuadro. Nishioka, Pella o Krajinovic no deberían ser rivales para el vigente campeón en Queens, pero sí lo serán Milos Raonic o Lucas Pouille en tercera ronda. Muy próximo al balcánico está Grigor Dimitrov, cuyo estreno ante Stan Wawrinka es impredecible. Por ahí también aparecen el bombardero John Isner, Pablo Carreño o el griego Stefanos Tsitsipas, relevación del curso y que ha entrado como cabeza de serie por las bajas de Roberto Bautista o Viktor Troicki

La gran sorpresa en Melbourne, Tennys Sandgren, será el rival de Novak Djokovic en primera ronda. El rendimiento del americano en hierba es un misterio, pero no lo es el del local Kyle Edmund, hipotético enemigo en tercera ronda. Para después podría emerger Dominic Thiem, aunque el austríaco no es fiable sobre hierba y su primer escollo es cualquier cosa menos asequible: Marcos Baghdatis. Si el finalista de Roland Garros se estrella, el siguiente favorito de esta llave es el ruso Karen Khachanov, durísimo estreno para David Ferrer. 

Y en el siguiente cuadrante, la fiesta. Ahí están dos australianos con la cabeza quién sabe dónde, Nick Kyrgios y Bernard Tomic, así como Alexander Zverev y Kei Nishikori, poco habituados a las victorias en hierba. Pero es que además han caído por ahí varios jugadores de los que nunca sabes bien qué esperar, la cara o la cruz: Denis Istomin, Damir Dzumhur, Robin Haase, Ernests Gulbis… Sencillamenre imposible predecir qué ocurrirá por esta parte. 

No menos dura será la trayectoria en la siguiente llave, con Juan Martín del Potro o David Goffin como ligeros favoritos. El argentino deberá lidiar con Feliciano López o con Andy Murray, siempre que este supere el reto de Benoit Paire en primera ronda. Chardy-Shapovalov es otro partidazo para los días de estreno. Por su parte, el belga tiene a Jack Sock como escollo más incómodo, aunque el norteamericano no atraviesa un buen 2018. 

Ya por último, Nadal se medirá a Dudi Sela en su debut. El israelí no debería ser demasiado rival, aunque ojo con los próximos duelos: Mikhail Kukushkin es un tenista con un juego ideal para la hierba y Mischa Zverev es bastante más peligroso que su hermano en esta superficie, el estilo de saque y volea que tanto incomoda a Rafa. Marco Cecchinato, sorprendente semifinalista en París, podría cruzarse también antes de unos octavos en los que aguardaría Diego Schwartzman, siempre que este deje atrás a gente como Fabio Fognini. 

No Hay Más Artículos