Queda apenas una semana para que arranque el Tour de Francia 2018, y las emociones fuertes ya han comenzado. Nada más y nada menos que le cuatro veces vencedor de la ronda gala, Chris Froome, acaba de ser vetado por la empresa organizadora. Está en duda que el gran dominador del ciclismo mundial en los últimos años pueda defender su maillot amarillo, una decisión que mandaría un nuevo mensaje contra el dopaje y además abriría de manera casi impredecible el favoritismo para ganar la prueba ciclista más prestigiosa del año. 

Amaury Sport Organisation (ASO) es la empresa que organiza el Tour de Francia y considera que se puede reservar el derecho de rechazar a aquello que pueda perjudicar la imagen o reputación de la empresa o del evento que organiza, que coincide que es la mayor competición ciclista del mundo. Y ASO entiende que la presencia de Chris Froome en el Tour de Francia 2018 perjudica sus intereses, según informa el diario Le Monde. Porque el ciclista británico lleva pendiente de resolver un marrón: su positivo por salbutamol en la Vuelta a España 2017, que la UCI no ha sancionado todavía y tiene al líder del Sky en un limbo.

Voces dentro y fuera del pelotón (especialmente, la de Bernard Hinault) vienen reclamando con fuerza la sanción a Chris Froome y que tenga que cumplir un tiempo alejado de la competición como tuvo que hacer en su momento Alberto Contador y otros campeones del Tour. Pero Froome sigue estirando los plazos, de la misma manera que se presentó en el Giro de Italia (algunos creen que subvencionado con 2 millones extras por el turismo israelí) y acabó ganando una carrera que, de confirmarse la sanción, con toda probabilidad le sería retirada. Es eso lo que el Tour de Francia quiere evitar ahora: el bochorno de tener que volver a coronar a un vencedor en diferido. 

El Sky ha recurrido a la justicia francesa para revertir una decisión que trastoca todo el panorama del Tour 2018. En un comunicado, el todopoderoso equipo británico afirma estar “confiados de que Chris Froome correrá el Tour, porque no ha hecho nada malo”. Más rotunda aún fue la representante del corredor, su esposa Michelle: “Chris correrá el Tour de Francia”, dijo la señora Froome a la agencia Reuters. El presidente de la UCI, mientras tanto, no tiene prisa: “Ya he dicho que anunciaremos nuestra decisión antes de que empiece el Tour, y es lo que haremos”, dijo David Lappartient a la BBC. La pregunta está en el aire a una semana de que arranque la Grande Boucle: ¿Correrá Chris Froome el Tour de Francia 2018?

No Hay Más Artículos