“En la vida todos necesitamos nuevos desafíos y siento que es hora de un cambio”. Cuando hace un poco más de un mes mes pronunciaba esas palabras, nadie pensaba que el cambio que iba a afrontar Dani Pedrosa tras finalizar su relación de 18 años con el equipo HRC Honda iba a ser marcharse a su casa. Pero a sus 32 años ha dicho basta y se ha presentado en una rueda de prensa en el circuito alemán de Sachsenring con un discurso muy distinto al esperado: “Lo primero que quiero es anunciar que el año que viene ya no competiré en el campeonato. Es una decisión que he estado pensando desde hace unos años”. 

Si hacía tiempo que lo meditaba, lo que ha animado finalmente al catalán a bajarse de la moto es no contar con una opción clara para seguir compitiendo a buen nivel. Parecía que tras toda una vida con la marca alada, podía probar en el box rival, el de Yamaha. Sin embargo, las conversaciones para ponerse al frente de un equipo satélite de los del diapasón no han llegado a buen puerto. Lo cierto es que el piloto tampoco parecía muy disgustado: “Me he dado cuenta de que no vivo las carreras con la misma intensidad con que solía hacerlo antes. Ahora tengo otras prioridades y estoy contento de poder anunciar esto hoy”, concedió.

Se despide Pedrosa y flota en el aire un doble sentimiento de pena: el de la afición, que pierde a uno de los mejores pilotos de la parrilla, un clásico del siglo XXI; y por otro lado el del propio deportista, que irrumpió en el circuito de manera imparable, pero que siempre se quedó a un paso de poder alzar el título de MotoGP. Su palmarés lo adornan los campeonatos mundiales de 125cc (año 2003) y de 250cc (2004 y 2005), además de tres subcampeonatos de la categoría reina y 31 victorias. 

De tamaño menudo, su figura tiene talla gigante a ojos de sus rivales, que lo han homenajeado de forma sentida al enterarse de su decisión. Quizás las palabras más relevantes vengan de parte de Jorge Lorenzo, antaño su mayor rival: “Se retira uno de los cinco mejores pilotos de los últimos 15 años. Y a nivel técnico, quizá de la historia. Un piloto que, por su envergadura, ha hecho cosas increíbles con una MotoGP, donde uno con un tamaño similar ni siquiera ha participado en esta categoría y él ha ganado un montón de carreras, ha luchado por títulos”.

Cree su sustituto en Honda para la próxima temporada que a Pedrosa “seguramente le habría ido muy bien” con la Yamaha, por las características de la moto. Valentino Rossi opina que “es una pena que nunca ganara el título, porque mereció, al menos uno”, además de considerar su retirada como prematura. Marc Márquez lo calificó como “el referente de muchos pilotos” y “un gran compañero”. Uno al que la organización de MotoGP va a entregar el reconocimiento de Leyenda en el Circuito de Valencia mientras sus oponentes comienzan a observar cómo el Pequeño Samurái se pierde por el retrovisor de la historia. 

No Hay Más Artículos