Novak Djokovic ha regresado definitivamente. Una gran noticia para el mundo del tenis y del deporte en general que ha quedado confirmada con la inesperada conquista de su cuarto Wimbledon, tras superar con mucha claridad a Kevin Anderson en la final de esta edición 2018. El serbio fue superando a rivales de enorme entidad, principalmente Rafael Nadal en la semifinal, para aprovechar la ausencia de Roger Federer y aplastar a un rival que pareció acusar el cansancio de su descomunal batalla frente a John Isner en la ronda anterior

Después de las dos históricas semifnales, el último partido de Wimbledon fue un poco anticlímax. Pero el regreso de Nole a la élite compensa la transcendencia del choque. Los dos primeros sets no tuvieron historia. Anderson era un juguete en manos de un Djokovic decidido a consolidar su renacimiento por la puerta grande. El serbio empezó el encuentro rompiendo el servicio del de Johannesburgo y volvió a quebrar poco después para convertir esta manga en un mero trámite. Con ese 6-2 y viendo los antecedentes del sudafricano, especialmente contra Federer, podría esperarse cierta reacción pero no fue así. Nole mantuvo su tiranía en la siguiente tanda de juegos y colocó el 2-0 con otro 6-2 ante la incredulidad de los asientes

En la tercera manga, a Djokovic le bastó con mantener su saque y apenas dar opción alguna de rotura al sudafricano. Y así ocurrió. Anderson se mostró apático, como rendido antes de acabar, y para Nole era un auténtico paseo. Llegaron al tie-break y de nuevo se hizo evidente la diferencia entre ambos. Dos horas y 18 minutos fue la duración total de una final de Wimbledon decepcionante, que no ha estado a la altura de encuentros anteriores

Para lo que sí ha servido es para confirmar que Nole ha regresado. Gracias a los puntos de este Grand Slam, el serbio va a pegar un enorme salto en la clasificación de la ATP, y envía un serio aviso a los competidores de cara a los venideros Masters 1000 norteamericanos, la antesala del U.S. Open. De cara a estos torneos habrá que contar, como se hacía hasta mediados del 2017, con un auténtico gigante del tenis, Novak Djokovic. 

No Hay Más Artículos