Si los aficionados al ciclismo miraban con escepticismo al inicio del Tour de Francia por la situación en el limbo de Chris Froome por su positivo en la pasada Vuelta a España y por la dominación de su equipo, el Sky, durante el último lustro en las grandes vueltas, ahí van dos tazas: la principal emoción en la ronda gala del 2018 está en saber qué miembro del equipo británico será el gran vencedor dentro de unos días en París. Porque el mayor (casi único) rival de Froome interponiéndose entre el ciclista nacido keniata y su quinto Tour de Francia es su principal compañero y amigo de años Geraint Thomas. El siempre fiel escudero de Froome en el Sky ha ganado dos etapas alpinas (entre ellas la terminada en el mítico Alpe d’Huez, tras ascender también La Madeleine) y aventaja en 1.39 minutos a su colega en la clasificación general del Tour.

¿Habrá sorpasso dentro de las estructuras del Sky? Thomas está haciendo todo lo posible en la carretera para apuntarse su primera victoria en una gran vuelta, por más que las cejas de los escépticos con los rendimientos y la preparación del Sky (conocido como el equipo de los clones, recibido con abucheos en muchas de las etapas del presente Tour de Francia) no vayan precisamente a relajarse con cada exhibición del cicllista galés de 32 años. El Sky es desde hace tiempo el mejor equipo del pelotón internacional, y si en el pasado perdió a Mikel Landa y a Mikel Nieve ahora tiene a un joven colombiano, Egan Bernal, haciendo el trabajo de los españoles que ahora ya no sólo remata Froome, sino también Thomas, que era la última bala del primero para mantener el orden en anteriores ediciones de la Grande Boucle.

Porque en ambas etapas alpinas hubo ataques: Alejandro Valverde intentó mover la tricefalia poco efectiva del Movistar desde lejos, pero Nairo Quintana desespera a los aficionados porque no remata y Mikel Landa hace lo que puede con una espalda maltrecha. El gran aspirante a subirse a las barbas del Sky es Tom Dumoulin: el holandés está muy cerca de Froome en la general, pero no contaba con tener a Thomas a casi dos minutos. Sin embargo, las pendientes más tendidas y largas de los Pirineos y, sobre todo, la contrarreloj pueden darle chance en la segunda mitad del Tour de Francia. Otro escalador que puso en problemas a Froome en el pasado es Vincenzo Nibali, que fue arrollado por una moto en Alpe d’Huez y tiene complciado seguir en carrera. 

Obviamente, Froome es el líder, ha ganado seis grandes vueltas y yo estoy en territorio desconocido. Es más intentar pasar por cada etapa y permanecer en la posición en la que estamos e intentar no perder tiempo. Es más una oportunidad y un instinto”, intenta defenderse Geraint Thomas. La realidad es que el Sky debe de tomar una decisión, y esa decisión tiene toda la pinta que indicará quién está en lo mal alto del podio de París.

No Hay Más Artículos