Durante esta misma semana se disputa en Rhode Island el ATP 250 de Newport, el torneo que cuenta con el honor de poner fin a la etapa tenística sobre hierba. El período sobre esta fantástica superficie que ha supuesto en este 2018 el renacer de una leyenda como Novak Djokovic, reciente triunfador en Wimbledon. Volviendo a la cita estadounidense, Newport es también el pistoletazo de salida para la gira que se disputará durante las próximas semanas en el continente norteamericano, que culminará con el U.S. Open y que permitirá dibujar un plano general de cómo termina la temporada para las principales estrellas de este deporte. 

Así, la próxima semana tendrá lugar el ATP 250 Atlanta (al mismo tiempo que en Europa se disputa el torneo de Hamburgo), cuyo vigente campeón es John Isner. Para la siguiente se celebrará el evento de Washington, el Citi Open, un ATP 500 que el año pasado ganó Alexander Zverev. Ya en agosto se disputarán dos Masters 1000 consecutivos, en Toronto y Cincinnati; en el primero de ellos también defiende corona el joven alemán, mientras que en la pista dura estadounidense lo hará Grigor Dimitrov. Justo después, el Open de Winston-Salem, en Carolina del Norte, levantado en 2017 por Roberto Bautista. Ya en Nueva York, Rafa Nadal tiene miles de puntos que proteger en su cuenta particular como último conquistador del U.S. Open

El número 1 del mundo no quiere llegar al cemento neoyorquino falto de ritmo y por ello acudirá a los dos Masters 1000 mencionados. Por su parte, está en duda la participación de Roger Federer en todo lo que no sea Grand Slam, pues el año pasado se lesionó la espalda en Canadá y ello le afectó en su rendimiento en el U.S. Open. Zverev debe asistir, además, a Washington, pues se juega el botín adquirido en 2017. El resto de miembros del Top 10 se repartirán por diferentes torneos, pero todos ellos se presentarán en Toronto, Cincinnati y Nueva York

De todos ellos, al margen de que Nadal y Federer siempre se encuentran entre los favoritos, hay que poner especial atención sobre Djokovic. Con su sensacional triunfo en el All England Tennis Club, el serbio regresó a las posiciones más altas de la clasificación ATP, y es de esperar que confirme su excelente momento de forma sobre el cemento norteamericano. Otro nombre propio que aparece marcado en este calendario es el de Andy Murray, cuya reaparición está prevista para el torneo canadiense o incluso antes, en Washington. 

Los resultados de estas competiciones dejarán casi definidas las posiciones más altas de la ATP de cara a los últimos meses del año, cuando los ocho mejores disputarán la Copa de Maestros. Por lo tanto, se trata de una gira casi decisiva para conseguir un billete a la prestigiosa cita de Londres, siempre con la posibilidad abierta para alguna sorpresa de última hora (como Jack Sock el año pasado). Así pues, se acerca el momento clave en la temporada tenística 2018. 

No Hay Más Artículos