Lewis Hamilton conduce imparable hacia un nuevo campeonato de Fórmula 1. Aprovechando su posición en la pole, el británico de Mercedes ha dominado de principio a fin la carrera disputada sobre el asfalto de Hungaroring, con lo que amplía a 24 puntos su ventaja en la general sobre Sebastian Vettel, su gran competidor y que finalizó segundo. Kimi Raikkonen completó el podio después de los incidentes ocurridos en el final de la carrera, mientras Fernando Alonso y Carlos Sainz acabaron en los puntos, octavo y noveno respectivamente

Como se esperaba, Valtteri Bottas no resultó amenaza alguna en la salida para su compañero, sino que el finlandés tenía órdenes de taponar a los dos Ferrari. La misión del equipo funcionó y permitió a Hamilton dominar la prueba durante sus 70 vueltas. No salía bien Sainz desde su excelente quinta plaza, (la gran sorpresa se los entrenamientos justo cuando se vuelve a cuestionar su futuro) superado por al menos tres rivales, a la vez que Daniel Ricciardo empezaba su remontada. El compañero del australiano, Max Verstappen, abandonaba rápidamente por un problema de motor. 

Después del clásico carrusel de entradas a boxes, los cuatro primeros mantenían sus posiciones, con Vettel acechando a Bottas. Precisamente ahí se produjo una de las acciones del Gran Premio, con el alemán sobrepasando al finlandés incluyendo un toque entre ambos que dejó al de Mercedes fuera de combate. De hecho, sería adelantado poco después por el propio Ricciardo tras una acción cuestionable del escandinavo con el australiano. El de Red Bull pudo continuar y finalizó la carrera en una espectacular cuarta posición (salía decimotercero)

También recuperó plazas Fernando Alonso el día de su 37 cumpleaños, hasta finalizar octavo, por delante de ambos Renault y del Haas de Romain Grosjean. Otro resultado tan poco atractivo como por encima de lo que permite su McLaren. Menos satisfactorio fue el Gran Premio de Hungría de Sainz, que no pudo confirmar su gran clasificación del sábado debido a los interminables problemas de su vehículo con los neumáticos. Para la segunda vuelta del campeonato, además, se incrementarán los rumores sobre su futuro. Nada que ver con la realidad de Hamilton, que se va de vacaciones en la cima y sin ganas de frenar. 

No Hay Más Artículos