Andrea Dovizioso ha sumado su segunda victoria de la temporada en el circuito de Brno, en el Gran Premio de la República Checa, tras aguantar en las últimas vueltas los constantes ataques de Jorge Lorenzo y Marc Márquez, que finalizaron segundo y tercero respectivamente. El catalán de Honda mantiene así una cierta ventaja en la clasificación general, mientras las Ducati se consolidan como sus principales amenazas de aquí a final de temporada

Mientras los favoritos iban acomodándose en las primeras plazas, más atrás se confirmaba el desastroso fin de semana de Maverick Viñales. El catalán, que ha sido noticia por la extraña salida de su jefe de filas de cara al próximo año, Ramón Forcada, acabó en el suelo en una acción en la que también se vieron involucrados Bradley Smith y Stefan Bradl. El de Yamaha se retiró a las primeras de cambio, cabizbajo y enfadado con los otros dos pilotos. 

Ya por delante, Dovizioso mantenía a raya a Valentino Rossi, mientras que Lorenzo, Márquez y Cal Crutchlow observaban desde más atrás. El eterno italiano adelantó a su compatriota a mitad de carrera, pero el de Ducati devolvió la pasada de inmediato, en una especie de anticipo sobre lo que vendría después. Rápidamente, el mallorquín empezó a ganar posiciones y se colocó a rueda de Dovizioso, un ritmo que sólo Márquez pudo seguir. 

Las últimas vueltas fueron un ejercicio de resistencia para Dovizioso, pues Lorenzo le adelantó en al menos tres ocasiones para recibir la respuesta instantánea de su compañero de equipo. Márquez, más comedido en la tercera plaza, probó suerte una vez pero su Honda no era rival para la aceleración de Ducati sobre el asfalto de Brno. La batalla entre los españoles acabó beneficiando a Dovizioso, que entró primero en línea de meta con una ventaja algo mayor a lo que hubiese parecido tras lo visto en la carrera.

Al margen del italiano, el gran beneficiado es el catalán de Honda, que amplía su renta en la clasificación a nada menos que 49 puntos sobre Rossi. Dovizioso, por su parte, se queda a 61. Márquez sabe que de aquí al final le compensará mucho más utilizar la cabeza y la calculadora que arriesgar como en otras ocasiones. Su gesto en el podio, señalándose la sien, era más que revelador. 

No Hay Más Artículos