Alexander Zverev ha confirmado en Washington que se encuentra en uno de los momentos más dulces del año para él y refuerza su figura como principal aspirante de la nueva generación. El tenista alemán ha repetido título en el ATP 500 disputado en la ciudad estadounidense al superar en la final al joven australiano Alex De Miñaur por 6-2 y 6-4. Sascha arrancó el encuentro como un verdadero ciclón y no dejó respirar en ningún momento a su rival, exhausto de la semifinal que había disputado ayer ante Andrey Rublev. Con este triunfo, además, el germano se convierte en el tenista con más victorias de la temporada. Más que Federer, más que Nadal, más que cualquiera.

El arranque de la final fue, literalmente, un paseo. Zverev rompió en el primer juego y se colocó 4-0 arriba en un abrir y cerrar de ojos. La diferencia de potencia entre los golpes de ambos jugadores era descomunal, mucho mayor que la distancia en la edad entre ellos (21 del alemán por 19 del australiano). El vigente campeón estaba mucho más fresco, a pesar de que De Miñaur no había disputado la ronda de cuartos de final, por la retirada de Andy Murray. 

De Miñaur consiguió maquillar el resto del set hasta el 6-2 definitivo, apoyándose en algunos excelentes golpes y en una cierta relajación de Zverev. Y es que pese a la derrota, este chaval de madre española será a partir de mañana el número 45 de la ATP, su mejor clasificación en el circuito profesional. Es, sin duda, la mayor promesa del tenis australiano y una de las grandes revelaciones de  esta temporada. 

Pero Zverev es mucho más que eso desde hace ya mucho tiempo y el alemán volvió a empezar con mucha decisión en el segundo set. En esta ocasión le bastaría un único break, obtenido en los primeros compases, para sentenciar la final con un 6-4. Su extraordinario servicio fue la clave. El germano permanece así en el puesto número 3 de la ATP, gracias en parte a la derrota de Juan Martín del Potro frente a Fabio Fognini en el torneo mexicano de Los Cabos. 

No Hay Más Artículos