Para los países en los que el fútbol americano resulta una extravagancia, el entrenador más famoso de este deporte será siempre Tony D’Amato, el personaje interpretado por Al Pacino en “Un domingo cualquiera“:

Permitidme que os presente a otro entrenador de fútbol americano que os va a cautivar. Su nombre es Buddy Stephens. Y tened en cuenta que lo que vais a ver a continuación sí, forma parte de una serie, pero no, NO es ficción:

Nuestro colega Buddy, con sus evidentes anger issues, es el entrenador del equipo de fútbol americano del East Mississippi Community College (EMCC), la modesta universidad de la pequeñísima localidad de Scooba, apenas un pueblo de 700 habitantes. Pero muchos scoobas juntos caben en las gradas del estadio universitario donde juegan los Lions. ¿Por qué? Porque a ese lugar de mala muerte viajan algunos de los mejores jugadores del fútbol universitario americano de la NCAA caídos en desgracia por sus problemas con la justicia.

Buddy ha encontrado el camino hacia el éxito: juntar a los mayores y más problemáticos talentos que pueda encontrar (como en aquellos Jail Blazers de la NBA) y convertirlos en un equipo ganador a base de abuso verbal, confrontación física y mucho padrenuestro. Un año en EMCC arrasando rivales y encauzándose por el sendero de la ley, le sirve a algunos de esos muchachos para retornar a la primera línea del fútbol universitario.

Pero el coach Stephens es cualquier cosa menos un héroe. Ese papel le corresponde a Miss Brittany Wagner. Ella es la responsable de que un grupo de perezosas estrellas venidas a menos cumpla con la titánica tarea de asistir a clase con un lápiz, casi el único requisito que se les pide para que los profesores hagan la vista gorda y los aprueben. Sin aprobado no hay fútbol y aun así Miss Wagner debe perseguir por los pasillos a esos muchachotes de dos metros de altura y 150 kilos de peso para que cumplan con su tarea.

Todos ellos (Buddy, Brittany y los jugadores con sus terribles pasados y sus dudosos futuros) conforman un fresco paradigmático de eso que con una tonta superioridad del Viejo Continente nos gusta llamar la América profunda. Todos son los protagonistas de Last Chance U, una serie documental cuyos últimos capítulos se estrenaron recientemente en Netflix y que está sin duda entre lo mejor del catálogo de la plataforma de streaming.

La primera temporada tiene tintes dramáticos; la segunda, apocalípticos. Y pese a que el propio Buddy Stephens querría continuar con su rol de villano en una tercera ocasión, las últimas noticias apuntan a que los productores ya han escogido otra universidad diferente para repetir el experimento. Una posibilidad que a algunos nos parte el corazón.

Last Chance U es una serie sobre fútbol americano pero que cuenta tanto sobre el país más poderoso del mundo como el retrato de un equipo de fútbol contaría sobre el nuestro. Se me ocurren maneras mucho peores de pasar un domingo cualquiera que hacerlo sentando en el sofá conociendo a Buddy Stephens.

No Hay Más Artículos