#LigadeMierda es un hashtag muy habitual entre los aficionados al fútbol en España. Para referirse a su propio campeonato. Este auto-odio hacia el pasatiempo preferido del país tiene una parte de razón: la supremacía de Real Madrid y Barcelona en lo económico es indiscutible, el reparto de derechos televisivos es menor y más desproporcionado que en Inglaterra y el torneo está mal organizado (horarios imposibles, falta de previsión con ciertas fechas, precios en ocasiones desorbitados, etc). Pero la realidad de la Liga española es que el nivel medio sigue siendo muy elevado, comparado con otros campeonatos de su entorno, y la evidencia es que los duelos directos entre Barça y Madrid no suelen ser los que deciden la Liga: son los resultados inesperados pero cada vez más frecuentes (la Champions pesa más y más en la planificación de los grandes) los que marcan el devenir del torneo doméstico. Que se lo digan al Barça y lo que le ocurrió en Riazor tras su gesta ante el PSG la pasada temporada.

Hay mucho que ver en la Liga española, y ésta es una pequeña lista de lo más atractivo para seguir fuera de Real Madrid y Barcelona:

  • El Sevilla de Berizzo. El Toto se ganó un nombre como técnico honesto, valiente, comprometido con sus jugadores y con un fútbol pasional y atractivo. Su Celta era esto incluso en sus noches menos inspiradas y a pesar de sus limitaciones. Ahora, llega al Sevilla, con más dinero, plantilla más poblada de talento en todas sus líneas, con Nolito, Navas y la explosión incipiente de Correa en el ataque. El Sevilla tiene pinta de ser uno de los equipos más divertidos del torneo. Pero también habrá presión en el entorno si las cosas se tuercen, con la herida abierta por la marcha de Monchi y el bodevil Vitolo.

  • El Celta, campeón de Twitter. Seguro que has visto vídeos de lo bien que mueve la pelota el Celta en sus amistosos de pretemporada. Jugadas primorosas que acaban en gol ante rivales de pedigrí europeo, incluyendo una goleada rotunda sobre la Roma. Las posibilidades del Celta en el mercado son limitadas pero tiene claro lo que quiere: jugadores jóvenes, con hambre, liderados por una sólida base de futbolistas formados en su base y en plena madurez. Unzue tiene un reto grande por delante, pero más allá de que el Celta logre meterse en Europa o no, merecerá la pena ver sus partidos.

  • El Eibar, el mejor proyecto deportivo. Es difícil hacer más con menos. Instalado cómodamente en la mitad de tabla, lejos de los aprietos que su presupuesto, historia o tamaño de la ciudad deberían indicar, el Eibar se maneja como pez en el agua en la Primera división española, gracias a una dirección cabal y un tándem deportivo en perfecta sintonía. Fran Garagarza en los despachos y José Luis Mendilibar en el campo llevan años leyéndose la mente. El Eibar lo agradece y le ha robado al Villarreal el trono de equipo más congruente y planificado de España.

  • La Real Sociedad y la consistencia. Para muchos, la Real fue el equipo que mejor jugó la temporada pasada tras un inicio un poco titubeante. Este verano se temían lo peor en forma de salidas, pero han mantenido el bloque en sus grandes pilares (a la espera de un movimiento de pánico del Barça por Iñigo Martínez), y han añadido a Diego Llorente, Januzaj y recuperado a Agirretxe. Eusebio Sacristán está ante el reto de dirigir al equipo en tres competiciones y de mantener la regularidad en el juego y resultados, algo que se le resiste en su etapa en los banquillos.
  • El Betis de Quique Setién. Es, junto con el Deportivo de La Coruña, el gran aspirante a dar el saltito de la zona baja a la zona media de la clasificación. El Betis ha perdido a Dani Ceballos y a Rubén Castro, pero ha desembolsado 28 millones en apuntalar, sobre todo, su defensa y el centro del campo. De la mano de Quique Setién, el entrenador de moda en España, se espera un juego atractivo y vistoso. Las dudas: la falta de gol y la capacidad del volcánico Setién de manejarse en un entorno de mucha más presión que Lugo y Las Palmas, sus anteriores aventuras. La pretemporada irregular no ayuda tampoco a templar los ánimos de una afición exigente.

  • El experimento Girona. Después de varios años dando en el palo, el Girona marcó finalmente el gol del ascenso. Es el equipo más intrigante de los que han accedido a la Primera división este verano. Convertido a través del hermano de Pep Guardiola en una sucursal del Manchester City, con 4 jóvenes promesas de los Sky Blues en plantilla, hay una mezcla de sospecha y curiosidad ante el proyecto del club catalán.

No Hay Más Artículos