La afición del resto de equipos de la Liga siempre piensa que los defensas del Real Madrid juegan con licencia: para protestar al árbitro, para hacer faltas groseras sin recibir amonestación, para tirar el fuera de juego sin cautela confiando en que al linier se le encogerá el brazo, etcétera.

Lo que no pensaba nadie era que jugasen con licencia de armas:

Ojito con Manolo Sanchís, excentral de rancio abolengo madridista al que nadie le suponía una vida tan intensa, llena de balas, alcohol y una máquina de hielo para refrescar los ánimos por si la cosa se sale de madre. De la madre que se toma el cacao. Quizás haya que incluir a partir de ahora al Madrid de la Quinta del Buitre en la lista de equipos pistoleros capitaneada por la Lazio.

Sanchís, acaso excitado por la exhibición en la Supercopa de su club del alma frente al Barcelona, cometió un desliz y compartió en Twitter su delirante lista de la compra con el mundo. Un mundo que lo ha encumbrado como trending topic. Un mundo que se pregunta, arrastrando una convencional cesta de la compra por los pasillos del supermercado, qué clase de mediocre vida llevamos los demás al tiempo que imagina a Manolo apurando cada segundo de su existencia en este planeta con el ardor de mil soles, borracho de brandi y pólvora.

En un ejercicio de investigación periodística sin par, Medallista ha podido acceder a las listas de la compra de otros personajes del mundo del fútbol. Resultan mucho menos fascinantes que la de Sanchís, pero de algún modo también nos permiten asomarnos al mundo interior y a los oscuros deseos de sus autores. Cotilleemos:

 

 

No Hay Más Artículos