Kobe Bean Bryant es uno de los mejores jugadores de baloncesto de todos los tiempos. Ahora quiere ser el mejor coach de todos los tiempos. Y no, no se trata de emular a Phil Jackson en los banquillos. Hablamos de este tipo de coaching:

El mito Laker siempre ha sido un intenso. Se construyó un personaje y una personalidad en la que no hay lugar para las bromas. Con Kobe todo es muy serio. Cuando anunció que se iba a hacer llamar La Mamba Negra, hubo un lógico pitorreo. Kobe ni siquiera enarcó una ceja y aquí estamos años después, él todavía con su apodo y nosotros asistiendo al taller de crecimiento personal #MambaMentality. Porque nosotros somos unos flojos y Bryant no se relaja jamás.

The Man. The Myth. The Mamba. Channel your #MambaMentality.

A post shared by Nike Basketball (@nikebasketball) on

Para presentar sus nuevas zapatillas, la Mamba (¿veis como al final nos acabamos plegando?) se ha pasado las últimas horas lanzando retos a otras estrellas patrocinadas por Nike. Lo hace con su habitual estilo confrontacional, lo que en castellano antiguo se traduce como “¿A que no hay huevos a…?”. Entre los destinatarios, nuestra adorada Allyson Felix,

el nuevo Cavalier Isaiah Thomas,…

…o la voz más preclara del rap, Kendrick Lamar.

Hay una alta demanda para participar en el taller de crecimiento personal de Mr. Bryant. Hasta la joven estrella griega Antetokounmpo quiere aprovechar su ausencia del Eurobasket para empaparse de su filosofía:

¿Y en qué consiste la #MambaMentality? Pues en palabras de Van Damme sería algo así como “retroceder, nunca; rendirse, jamás“. Consiste en vivir como vivió Kobe sobre la cancha: dándolo todo, confiando mucho en la capacidad propia y sospechando de la ajena. Consiste en enfadarse. En enfadarse mucho. Como en aquella ocasión con Jeremy Lin, cuando le pedía que hiciese falta.

O en aquella otra, también con Jeremy Lin, cuando le pedía que le pasase el balón (esto sucedía mucho con muchos bases).

O cuando lo hacía con su legendario entrenador.

E incluso en aquel partido en el que se encaró con su excompañero Dwight Howard hasta llamarlo “blando”.

¿Te sientas en las gradas como espectador? Kobe también tiene algo para ti.

La colección de momentos ilustrativos de la filosofía del 24 es inacabable, así que sinteticemos. ¿Cuál es la expresión facial de mentalidad competitiva que Kobe acuñó? Una desagradable mandíbula desencajada. Pues eso.

¿Os queda alguna duda sobre cómo aplicar la #MambaMentality? Estáis de suerte, ya que hay un número de teléfono para consultar con el propio coach.

A ver quién tiene las mambas de hacerlo.