Usado como moneda de cambio por Oklahoma City Thunder para hacerse con los servicios de Paul George, a Victor Oladipo no parece aguardarle un futuro muy halagüeño en su nuevo destino. Los Indiana Pacers, privados de su gran estrella de los últimos años, son ahora mismo un equipo en reconstrucción. Pero el atlético base ha descubierto otro lugar en el que brillar: el estudio de grabación.

Mucho ojo a esto, porque Oladipo podría funcionar perfectamente como émulo de John Legend en cualquier lista de éxitos de R&B.

A Song for You” fue el mayor éxito del añorado soulman Donny Hathaway, fallecido en 1979. El jugador de la NBA lo versiona con fidelidad en la primera mitad de la canción, pero traslada el tema al presente en la segunda parte con una letra actualizada, algo de vocoder y un buen surtido de efectos sobre el piano.

El nuevo jugador de los Pacers demuestra un par de cosas respecto a otros baloncestistas que también se han querido desarrollar como cantantes: tiene chorro de voz y no vive en el monocultivo del rap al que se dedican sus compañeros.

La entrada de Victor Oladipo es tan buena que lo eleva directamente al número 1 de nuestra particular lista de ídolos de la canasta cantarines. Y eso que el catálogo es amplio. Comprobadlo con el siguiente hit parade:

  • Tony Parker: el compañero de Gasol en San Antonio Spurs y rival habitual en el baloncesto FIBA fue un reconocido galán en su llegada a la NBA. Recordemos su folletinesco idilio con la mujer desesperada Eva Longoria. Era inevitable que se pusiese meloso en su efímera aventura musical.

  • Damian Lillard: aquí ya nos ponemos serios porque Dame D.O.L.L.A (apodo musical de la estrella de los Portland Trail Blazers) está considerado unánimemente como el mejor y más talentoso de los jugadores en activo de la NBA que sueñan con algo mejor que ser figuras de la liga: ser estrellas del hip-hop.

  • Kobe Bryant / Shaquille O’Neal: la rivalidad que las dos estrellas de Los Angeles Lakers de Phil Jackson mantuvieron en el vestuario se podría haber trasladado al backstage de algún concierto. O no. Porque la fugaz experiencia musical de Kobe resulta tan chusca que ni la #MambaMentality la podría asimilar. Vamos a quedarnos con su aparición más flamante como artista invitado en un vídeo Brian McKnight. No vamos a recordar su relación adolescente con Brandy.

Shaq gana en el micrófono de forma indiscutible a Kobe y a cualquier otro jugador. Su carrera musical cuenta con colaboraciones de las mayores figuras del hip-hop (Phife Dawg, Mobb Deep, RZA, Jay Z…) y su primer álbum fue disco de platino. Shaquille siempre fue algo bocazas y eso le favorecía a la hora de rapear.

  • (Bonus track) Ron Artest: para terminar, un favorito personal. La lista de jugadores que lo intentaron como músicos es muy larga, pero ninguno de ellos logró un tema tan pegadizo como el del hombre ahora conocido como Metta World Peace. La canción, llena de referencias a su primer anillo de campeón con los Lakers y que formó parte de la banda sonora del videojuego NBA2K, tiene un estribillo hecho de pegamento. Y ahora todos juntos: “Ay yo, ay yo, ay yo!!!…“.