El verano no se acaba suficientemente pronto para el Barcelona. De tropiezo en tropiezo desde la marcha de Neymar Jr., puede ser que haya comenzado a cocinar a fuego lento una sibilina venganza contra el París Saint-Germain. El centro de su plan tiene 9 años y acaba de abandonar la Ciudad de las Luces por la Ciudad Condal, el PSG por el Barça.

Shane Kluivert tiene menos años que dedos en las manos, tiene más de 150.000 seguidores en Instagram y más de 45.000 en un canal de Youtube en el que lo mismo te enseña a cocinar que a pisar bien el balón. ¡Ah! Y tiene un contrato de patrocinio firmado con Nike, como si fuera un reputado profesional, gracias a goles como este:

💙@shanekluivert #psg-psv @psg

A post shared by Patrick Kluivert (@patrickkluivert9) on

Shane es el Kluivert del momento, por encima de su padre Patrick y de su hermano Justin, a sus 18 años uno de los nuevos valores del Ájax de Amsterdam. Lo es por su innegable carisma infantil y por transmitir la impresión constante de que estamos viendo una versión miniaturizada de su padre, uno de los mejores delanteros del fútbol europeo en el tránsito de la década de los 90 a los años 2000.

Patrick Kluivert dejaba hace unos meses el PSG, después de que el club más inversor de este mercado lo relevase al frente de la dirección deportiva. El holandés rechazó aceptar otro puesto en el organigrama y decidió mudarse a Barcelona, trayéndose a La Masía a una pieza muy codiciada: su vástago/estrella de las redes sociales.

Habrá que esperar a que crezca un poco más para ver si La Panterita Negra supera el talento de su progenitor. Si lo consigue, tal vez dentro de unos años el barcelonismo pensará que en aquel verano en el que parecían haberlo perdido todo, también acabaron ganando algo. Por ahora, Shane, a pesar de toda su fama, sigue siendo solo un niño.

Very proud to make my debut today for @fcbarcelona 💙⚽️

A post shared by Shane Kluivert (@shanekluivert) on