No son días sencillos para Carlos Sainz Júnior, el joven piloto español que intenta crecer en la Fórmula 1 lejos de la alargada sombra de Fernando Alonso y con la permanente auscultación por parte de Red Bull, quien ha construido su carrera profesional. Pero el hijo del mítico piloto de rallies se está encontrando con problemas para obtener resultados, ya sean esos resultados los que él espera, la escudería austriaca espera, o su padre espera. O la prensa. El caso es que, a sus 22 años, Sainz se está encontrando con la dura realidad del Juego de Tronos en que se puede convertir el paddock de la F1, y él no está quedando muy bien parado.

Aunque Carlos Sainz Jr. lleva 36 puntos en el Mundial 2017 y supera con claridad a su compañero Kvyat, a Red Bull no le parece suficiente. Sainz no obtuvo el ascenso que él (o su padre) esperaba para conducir el coche principal y no seguir en Toro Rosso, y ahí se generó una tensión de la que los dos salen descontentos. Ahora, Sainz será moneda de cambio de la escudería austriaca, que manda al español a Renault para liberar al fabricante francés de su contrato con Red Bull, que a su vez montará motores Honda desde el 2018. Un duro golpe de realidad para Carlos Sainz Jr., que tiene prisa por llegar arriba.

Las críticas desde Red Bull llevan meses apilándose en la puerta del joven madrileño. El lenguaraz Helmut Marko, la principal voz que oye y expresa lo que piensa el dueño de Red Bull Dietrich Mateschitz, fue contundente el pasado mes de julio. “Carlos Sainz está un poco confundido. En Austria decimos que no muerdes la mano que da de comer. Nosotros le dimos la oportunidad que nadie iba a darle. Red Bull le ha financiado toda su carrera. Pagó su temporada en Fórmula BMW, luego en Fórmula Renault, la GP3 y tres años de Fórmula 1. ¿Por qué deberíamos regalarlo a un rival?”, espetó Marko.

La guinda fue la sentencia: “Quizás es el padre que quiere más. Siempre habla para el que quiera escucharle”. Un palo de Marko para el clan Sainz y también para la prensa española. Chris Horner, el director deportivo de Red Bull, fue igual de contundente sobre el piloto español. “No sé a dónde cree que va a ir. Los contratos son claros. Hay que recordar que sólo tuvo la oportunidad en la Fórmula 1 porque Red Bull apostó por él cuando era joven. Es un poco hipócrita al hacer comentarios como ese, se ha invertido mucho en estos chicos para darles la oportunidad. Sin Red Bull no estaría en un coche de F1″, insistió el que pergeñó los años dorados de Vettel con la escudería austriaca.

Cuando Horner y Marko hicieron esas declaraciones, podríamos decir que Sainz Jr. era intransferible. Ahora lo regalan a Renault para un movimiento estratégico para lograr los motores Honda. Mientras, Red Bull está como loco por darle el asiento del español al francés Pierre Gasly, otro producto de la factoría de la bebida energética, que podría subirse al Toro Rosso ya en Malasia. Eso mandaría a Sainz a Renault antes de tiempo. Y ojo, porque la escudería del rombo tiene el regreso de Robert Kubica en la recámara. No son días sencillos en la casa de los Sainz.

No Hay Más Artículos