El fichaje del año lo ha hecho el Wolverhampton, que acaba de multiplicar sus opciones de ascenso a esa Premier League que festeja un cuarto de siglo de vida. Al menos así lo piensan todos los que creen en la Fuerza y los midiclorianos. Desde este fin de semana, en el banquillo del club de la Championship se sienta el último jedi, Luke Skywalker.

A Mark Hamill, el hombre que encarnó al héroe de la space-opera más popular de la historia del cine, Star Wars, le gustan los lobos. Así se lo hizo saber en Twitter a un fan del club de las West Midlands que atiende por el apelativo de “lobos”. Aquel “me gusta” inocente del actor estadounidense al seguidor que le preguntó si era fan de los Wolves, desató una pequeña euforia entre la comunidad del equipo en las redes sociales. Aprovechando la confusión de Hamill, decidieron vestirlo figuradamente con la bufanda y la camiseta ocre y negra.

El discípulo de Yoda, conocido por su sorna, aceptó el chiste. “Así que @HamillHimself sigue dando ‘me gusta’ a tuits sobre los #Wolves. ¿Es un fan? ¿Solo se lo está pasando bien? Ayúdanos, Obi-Wan. ¡Eres nuestra única esperanza!”, se preguntaba la cuenta de un podcast de fans del equipo. “Lo soy ahora. Nunca había oído hablar de ellos hasta hace dos días. Y todo porque le di ‘me gusta’ a un tuit de un fan de los #Wolves y me hicieron sentir como parte de la familia. ¡Muy bueno!”, respondió Hamill.

“Cuando me preguntaron si me gustaban los Wolves (lobos), pensé que se referían al animal. Pero todo el mundo se emocionó tanto que TUVE que convertirme en fan – ¡y ahora no hay vuelta atrás!”, explicaba Luke Skywalker respondiendo a otro mensaje de la cuenta oficial del club en el que se celebraba que “La Fuerza es poderosa” en el tercer clasificado de la segunda categoría del fútbol inglés. Tanto es así que derrotaron en la última jornada al Millwall por Obi-Wan – Nil (Obi-uno a cero).

Sobre esta divertida confusión que se ha hecho viral en Inglaterra, solo nos gustaría hacer una precisión. Los Jedi son paladines de la luz, pero el Wolverhampton, uno de los clubes en los que opera a su antojo el Imperio Gestifute de Jorge Mendes, parece parte del Lado Oscuro del fútbol. Observad a su entrenador Nuno que, por mucho que se apellide Espírito Santo, parece un siniestro miembro de los Sith.

No Hay Más Artículos