Russell Westbrook es uno de los mejores jugadores de baloncesto del planeta. Lleva años mostrándolo y en la última temporada, en solitario tras la salida de Kevin Durant a los Warriors, ha terminado por explotar. Su brillante curso liderando a los Thunder cada noche le ha valido el premio de MVP de la NBA, convirtiéndose además en el primer jugador que promedia un triple-doble en un curso completo desde Oscar Robertson.

Pero su influencia en la liga trasciende al juego. Su carácter rebelde, su carisma y, sobre todo, su estilismo, hacen que todos estén pendientes de cada uno de sus movimientos. Porque Westbrook también marca tendencia fuera de la pista y ha decidido plasmar su visión en un libro bajo el título Russell Westbrook: Style Drivers.

‘Mr. Triple-Doble’ nunca ha escondido su gusto por ir siempre a la última moda, ni mucho menos se ha cortado a la hora de mostrar su forma de entenderla. Su vestimenta antes de cada partido siempre despierta gran atención en aficionados y periodistas y hace apenas unos meses la revista Sports Ilustrated lo reconocio como el deportista con más estilo de 2017.

#whynotwednesday

A post shared by Russell Westbrook (@russwest44) on

La vida le va sobre ruedas a Westbrook. Su franquicia ha incorporado a Paul George para la próxima temporada, por lo que tendrá un nuevo All-Star a su lado para seguir peleando por los playoff, y según apunta la ESPN está a punto de ampliar su contrato de zapatillas con Jordan Brand para los próximos diez años, en el que sería el patrocinio más lucrativo de la marca para un deportista.

La estrella de la NBA tuvo tiempo esta semana para pasarse por el programa de Jimmy Fallon. Allí aprovechó para presentar su nuevo libro, confesar que su madre ha sido una gran inspiración para su forma de vestir y sufrir una de las pocas decepciones que ha tenido en los últimos meses: perder un duelo de baloncesto con el presentador americano… en un videojuego.

No Hay Más Artículos