Nada importa el diseño o la combinación de colores. Para el aficionado, la camiseta de su club favorito es la mejor prenda de ropa del mundo. No solo viste su torso, sino también su orgullo. Por eso el elemento más importante de la elástica es el escudo, el único elemento permanente e inalterable en los vaivenes mercadotécnicos de las prendas deportivas. Pero lo que ha sucedido estos días con la vestimenta del equipo francés de fútbol Montepellier HSC y con su proveedor, Nike, ilustra a la perfección la brecha entre la pasión por el deporte y la pasión por el dinero que caracteriza al fútbol moderno.

El club de la Ligue 1 va a hacer felices a los estudiantes de una pequeña localidad de apenas 8.000 habitantes al otro lado del océano Atlántico. Hasta allí viajará una enorme remesa de equipaciones adornadas con un error imperdonable que impide su uso por parte de la entidad. Las camisetas que Nike sirvió al sur de Francia contenían una errata en la serigrafía del escudo: había desaparecido una letra ele.

Ahora que sus futbolistas poseen camisetas con el escudo ya corregido, la directiva del campeón de la Liga gala de 2012 localizó en Estados Unidos un lugar que sí se puede identificar con el fallo. Hasta Montepelier (con una sola ele), en el estado de Vermont, viajarán todas las prendas rechazadas por el equipo profesional. Allí las disfrutarán los equipos masculino y femenino del Montpelier High School. El director deportivo de la academia. Matt Link, declaró a ESPN que “tenemos cosas buenas para nuestros estudiantes, pero ciertamente no del nivel de equipaciones profesionales”. Aunque el azul y el naranja no son los colores habituales del club de soccer del instituto, “estoy seguro de que los chavales estará entusiasmados igual”, concluyó.

El gigante de la ropa deportiva Nike, que disfruta ahora de su lucrativo contrato para vestir a toda la NBA, y que calza a algunos de los deportistas más famosos del planeta, no reparó en lo terrible que resulta para el aficionado de un club de una pequeña ciudad que traten su escudo sin interés. Pero la empresa textil acostumbra a estar más preocupada de que luzca bien su logotipo antes que de representar la tradición de clubes centenarios.

El anuncio de una nueva línea de camisetas para algunos de los principales equipos de fútbol que viste (Barcelona, Inter, Tottenham, Chelsea) ha sido recibida con desagrado por algunos fans en las redes sociales. Siguiendo una línea ya habitual en otras marcas deportivas, en la nueva propuesta desaparecen las particularidades de diseño e historia de cada club para sustituirlas por un único modelo homogéneo en el que solo cambia el color de fondo de la prenda y, consecuentemente, el logotipo de Nike y el patrocinador lucen ya con la misma importancia que el escudo.

Como resumió bien un tuit de la web Outside of the Boot, “el problema con todo esto, por encima de cualquier otra cosa, es que Nike no está creando una identidad para el club: están creando una identidad para su marca”.

Que deletreen mal el nombre de tu ciudad es solo otro paso más.

No Hay Más Artículos