Karim Benzema se la ha vuelto a pegar con el coche. Sucedió el viernes por la tarde, contó El Mundo, cuando el delantero francés venía de firmar apenas unas horas antes la renovación de su contrato con el Real Madrid hasta el año 2021. El Audi RS6 que conducía colisionó contra otro vehículo sin que ningún ocupante de los mismos sufriese percance alguno. Los daños del deportivo no importan: la marca alemana tiene un contrato de patrocinio con el club de fútbol por el cual sus jugadores disfrutan gratuitamente de sus vehículos. Aunque tal vez algún responsable de marketing se esté pensando hasta qué punto es bueno promocionar sus coches con Benzema al volante.

Es comprensible que a uno le pueda la emoción cuando garantiza de esa manera la salud de su cuenta corriente, pero es que Karim ya suele ser de pie pesado. Le gusta la velocidad, aunque a la grada del Santiago Bernabéu le resulte difícil de creer. El ariete, a menudo sospechoso para la afición merengue por su escaso colmillo, acostumbra a interpretar el juego de manera preclara, generando espacios o superioridades en función de las necesidades de su equipo. Podríamos imaginar que, habituado a devorar 200 kilómetros de asfalto a la hora en sus espectaculares bólidos, cuando camina sobre el césped todo lo ve a cámara lenta. Que su fascinación por ir rápido en carretera lo relaja en el área, donde la mayoría de jugadores se ponen nerviosos.

Pero el mismo hincha que lo culpa por su falta de puntería de cara a gol contraatacaría diciendo que tan fallón es en el gol como en el asiento de piloto. Y una visita a la hemeroteca reforzaría su argumento.

View this post on Instagram

⚡️#enjoylife💯

A post shared by Karim Benzema (@karimbenzema) on

Karim, recién llegado a Madrid en 2009, estrelló su coche (de lujo, como todos) contra unos barrotes de seguridad en su urbanización. Los trazados sinuosos de las carreteras isleñas tampoco son su fuerte. A los pocos meses del primer trastazo tuvo otro en isla Reunión para conmemorar su 22 cumpleaños. En 2011 lo multaron en Ibiza por conducción temeraria al volante de un Porsche. También excedió los 200 km/h por la M-40 de Madrid con la consiguiente sanción.

El artista conocido por sus despistes como Monsieur Empané pisó la raya continua hace menos de un año en la carretera de Burgos y añadió otra multa a su colección. La colocó junto a aquellas que le cayeron por olvidarse el carné de conducir en casa.

Pero Benzema, para refutar a aquellos que le achacan falta de ambición, está dispuesto a superarse. Hace menos de una semana se grabó un vídeo mientras estaba al volante y lo difundió en sus redes sociales. Pocas cosas le pasan cuando conduce, la verdad.

No Hay Más Artículos