A principios de este verano, el periodista español Arturo Lezcano publicaba en la revista Don Julio un extenso reportaje sobre el padre de Neymar y su modesta carrera futbolística. En él, se perfila al progenitor de la ahora estrella del PSG como un jugador de banda, de potente físico y desborde, al que un accidente de tráfico y sus secuelas casi acaban con su vida y su trayectoria en los campos (el pequeño Neymar iba en el vehículo y salvó la vida de milagro). El texto arroja luz sobre las dificultades de la familia de Neymar y la frustración de su padre por su carrera cercenada.

Se puede decir, sin embargo, que Neymar sénior regatea mejor fuera del campo que dentro de él. Incluso, mejor que su hijo, que ya es decir. El padre del 10 de Brasil ha dado una entrevista a la televisión francesa Telefoot, en que es difícil de creer todas y cada una de las afirmaciones que hace sobre su hijo, sus decisiones, el momento actual en el vestuario del PSG… Una situación que parece un poco absurda: no hay nada de que avergonzarse en buscar el mejor interés de tu cliente, como al parecer se refiere Neymar padre a su hijo desde hace tiempo.

En esa entrevista y en un período corto de tiempo, Neymar padre dice que la decisión de dejar el Barcelona e irse al PSG fue de su hijo, en contra de su consejo, pero también dice que desdeñaron una oferta parisina del año anterior. Entre medias de esa salida, padre e hijo firmaron una renovación que les reportaría algo más de 20 millones de euros, y que ahora el Barça ve como un timo. «Me pilló por sorpresa su decisión de venir a París. Habíamos tenido una oferta del PSG el año pasado, pero no hubo acuerdo. Este año, la oferta fue muy interesante. Fui yo quien dudé al final, pero él quería salir de su zona de confort», aseguró Neymar sénior.

En ese mismo sentido, el padre del crack brasileño dice y redice que ganar el Balón de Oro no es la motivación principal de  Neymar, sino ganar la Champions League. Por mucho que el PSG mejore y crezca, sigue teniendo más oportunidades el Barça de ganar la Copa de Europa que los parisinos. Lo que sí parece más fácil es, sin competir con Messi en el mismo equipo, lograr un galardón individual que, además, viene acompañado de un jugoso plus en el contrato. De nuevo, nada que reprochar en este ámbito, salvo la falta de naturalizad.

Otra afirmación difícil de creer: todo va bien con Cavani. «Se ha exagerado mucho, son cosas que pasan en los equipos, a veces necesarias. Los dos son grandes jugadores», abundó Neymar padre. Desde luego que no pasa nada, en el último partido que disputaron ambos la responsabilidad ya fue del brasileño. Es difícil especular pero vamos a arriesgarnos a que las palabras del Neymar más viejo serían diferentes si el status quo de las faltas y penaltis en el PSG se mantuviese y fuera Cavani el responsable.

No Hay Más Artículos