Hace ya meses que Brasil está clasificada para el Mundial de Rusia 2018, así que hay que buscar alicientes en sus dos últimos partidos en el grupo sudamericano, ante Bolivia en la altura de La Paz y después al abrigo de casa ante Chile. Y en esos alicientes, además de seguir comprobando la solidez del proyecto de Tite, está ver si Neymar puede superar a Romario en la lista de goleadores históricos de la selección brasileña. En cualquier país, superar a un tipo como Romario en la lista de anotadores significaría ser el máximo goleador, pero Brasil va sobrada de cracks y esa cifra sólo le valdría el cuarto puesto en el ránking.

Vamos a repasar los 10 máximos goleadores de la historia de la selección brasileña

  • Pelé. El campeón del mundo en el 58, 62 y 70, Edson Arantes do Nascimento marcó 95 goles en 115 partidos con la canarinha. Si hay alguien que puede llegar a esas cifras, es sólo Neymar, joven y en una época con muchos más partidos a su disposición.

  • Ronaldo. El mítico exdelantero de Cruzeiro, PSV, Barcelona, Inter, Real Madrid, Milan y Corinthians bien podría haber llegado a la altura de Pelé de no mediar terribles lesiones de rodilla en una carrera que duró demasiado poco. Se quedó en 67 goles en 98 partidos, que valieron también un Mundial en el 2002 y una final en el 98.
  • Zico. El maravilloso pie derecho de Zico encabezó selecciones brasileñas que no alcanzaron la gloria (78, 82 y 86) que no llegaron a la cima histórica de ganar el Mundial, pero algunas de ellas dejaron una huella indeleble, lideradas por sus espectaculares tantos de falta. El mito del Flamengo hizo 66 goles en 89 partidos, sin ser delantero centro.
  • Romario. Otra carrera que podría haber sido más provechosa, en este caso no tanto por las lesiones (que las hubo pero menos graves) como por su poco compromiso con el esfuerzo. Campeón mundial en 1994, o Baixinho era un artista de pinceladas y no de brocha gorda. 55 goles en 85 partidos no dan la justa dimensión de su genio en el área.
  • Neymar. 52 goles en 76 partidos para el jugador que, a pesar de su juventud, es más que clave en la actual y limitada de talento Brasil. Este año acumula 27 goles y 18 asistencias con la selección, unas cifras brutales. Su proyección de tantos anotados y partidos disputados podrían convertirle en hombre récord de una institución de máximo rango en el deporte mundial.

  • Jairzinho. Uno de los grandes ídolos de Botafogo marcó en todos y cada uno de los partidos del Mundial del 70 que ganó Brasil, algo que nunca se ha igualado. Hizo 44 goles en 105 partidos con la canarinha.
  • Rivellino. Para muchos, el mejor zurdo de todos los tiempos. Otro jugador que, desde la banda, era capaz de hacer goles. El ídolo de Corinthians en los 70 jugó 122 partidos con la selección brasileña (el segundo que más, sólo por detrás de Cafú), en los que hizo 43 goles.
  • Bebeto. El compañero de Romario en el ataque del Brasil campeón del 94 jugó también el Mundial del 98. Ídolo en el fútbol carioca y sobre todo en el Deportivo de La Coruña, anotó 39 goles en 75 partidos con la camiseta de Brasil, y en uno de ellos dejó una imagen para el recuerdo con la dedicatoria a su hijo recién nacido.

  • Leónidas da Silva. El delantero al que se le atribuye el nacimiento del regate conocido como bicicleta fue el más representativo de Brasil en los años 40. Hizo 39 goles con la selección en 37 partidos, una media que también mantuvo en Flamengo, récord absoluto del club, del que es octavo máximo realizador histórico.
  • Tostão. Otro zurdo incomparable y hoy columnista de éxito, el jugador más importante de la historia de Cruzeiro hizo 36 goles en 65 partidos con Brasil. Apodado Rey Blanco y Vice-Rey, fue tan importante como Pelé para conquistar el Mundial del 70.