Una vez finalizada la fase de clasificación de la zona europea para el Mundial de Rusia del próximo año, la UEFA ha anunciado un novedoso sistema de acceso a la Eurocopa del 2020. El invento ha recibido el nombre de Liga de Naciones, que dará comienzo el próximo mes de septiembre y ha sido diseñado con varios objetivos muy claros.

El primero de ellos es acabar con el exceso de encuentros amistosos a lo largo de la temporada. Algunos, bastante incómodos para los clubes, siempre inclinados a elevar la voz ante posibles consecuencias en forma de lesión. Y, por otra parte, tal como la UEFA ha establecido los cuatro grupos de la competición, las 55 selecciones se medirán, a priori, a rivales de un nivel similar al suyo.

Tal como se aprecia en la imagen anterior, España ha sido encuadrada en el grupo A, teniendo que competir contra enemigos tan fenomenales como Alemania, Francia, Bélgica o Italia. Holanda se coló en dicha fiesta por los pelos, gracias a su último triunfo oficial ante Suecia.

Estas cuatro categorías se subdividirán en grupos más reducidos. Cada una de ellas enviará a un participante a la Eurocopa, por lo que las selecciones más modestas, las del grupo D, contarán con todas sus opciones. De esta forma, Armenia, Malta o Macedonia podrían clasificarse para su primer gran torneo de naciones.

El próximo 24 de enero se sorteará la confección de los reducidos grupos dentro de cada categoría. Los cuatro últimos de cada una descenderán, al igual que subirán los primeros de las inferiores. Cada una de ellas finalizará con unos playoffs tres meses antes de la Eurocopa, de manera que se clasifiquen las selecciones participantes en la Eurocopa del 2020.