El Draft se ha convertido en los últimos años en una de las citas clave de la temporada NBA. La cantidad de equipos que se han entregado al fenómeno del tanking provoca que se pongan muchas esperanzas en los jóvenes talentos a pesar de que, año tras año, queda demostrado que no llega un Lebron James o un Kevin Durant a la liga cada verano. El último ejemplo de esto lo pone la hornada de 2014 ahora que se ha terminado el plazo para que las franquicias renovaran a sus primeras rondas para el futuro.

De los 30 jugadores que fueron elegidos, sólo cuatro han llegado a un acuerdo para ampliar su contrato, a lo que habría que sumar a Bogdan Bogdanovic, que llega como agente libre tras pasar sus tres primeros años en Europa. Andrew Wiggins, en los Timberwolves, Joel Embiid en los Sixers, Gary Harris con los Nuggets y TJ Warren en los Suns, estos últimos de impacto salarial menor.

Porque Wiggins y Embiid, antiguos compañeros en la Universidad de Kansas, son los abanderados de esta generación, pero también el reflejo de su fiasco. Son los únicos del Top-10 que han asegurado su futuro, puesto que el resto no le quedará más remedio que vivir con la incertidumbre hasta el próximo año, cuando serán agentes libres restringidos.

En parte por su rendimiento, en parte por las graves lesiones que parecen perseguir a este grupo de jóvenes. El propio Embiid ha sido una de las víctimas, pero también otro jugador apuntaba a revolucionar el baloncesto como Jabari Parker, número 2 del draft. El alero de los Bucks se ha roto el cruzado dos veces y sigue recuperándose sin saber qué nivel podrá ofrecer. Aaron Gordon (número 4) también se ha perdido tiempo con los Magic y Julius Randle (número 7) apenas estuvo unos minutos sobre la cancha antes de fracturarse la pierna en su estreno.

De todas formas, el que se lleva la palma en cuanto a problemas físicos es el australiano Dante Exum, que tiene muchas opciones de perderse su segunda temporada completa por una lesión de hombro. Ellos y otros jugadores interesantes como Marcus Smart, Zach Lavine (otro al que le ha costado mantenerse sano), Rodney Hood o Jusuf Nurkic tendrá que ofrecer su mejor versión en la temporada que está a punto de comenzar para poder asegurarse un buen futuro como jugadores de la NBA el verano que viene.

No Hay Más Artículos