Cada vez que hay un torneo internacional tipo Mundial, Eurocopa o similar, se repiten una serie de tópicos quejicas que ayudan a llenar páginas a falta de actividad deportiva, del tipo el calor/frío/humedad de la sede, o los efectos extraños que hace el nuevo y publicitado balón creado por la marca oficial para la ocasión. Bien, pues preparémonos para que esto último se haga mucho más común de lo deseable. Empezando por la Copa de la Liga inglesa: al Manchester City y a Pep Guardiola no le gustó demasiado el balón de Mitre que se usa en la competición.

“Es una pelota inaceptable para una competición de alto nivel. Es demasiado ligera, se mueve a todas partes, no es una buena pelota. Es imposible hacer gol con un balón así, y lo digo porque ganamos, no quiero poner excusas. Todso mis jugadores dijeron: ‘¿Qué es eso?’. Lo siento, no es un balón serio para una competición seria. No pesa nada, puede valer para el márketing y ganar dinero”, expresó Guardiola tras la victoria de su equipo, apurada, en los penaltis, sobre el Wolverhampton.

El balón de Mitre se usa en divisiones inferiores del fútbol inglés. En la Premier League, como en otras grandes ligas europeas, se usa un balón Nike, que en su momento fue criticadísimo en sus primeras versiones. Parece que las federaciones están intentando exprimir sus opciones de buscar dinero extra con nuevos contratos y nuevas marcas dispuestas a abrirse mercado. Pero eso conlleva riesgos que pagan, principalmente, los jugadores. Sucedió en España la temporada pasada, cuando la federación española (enfrentada a la Liga de Fútbol Profesional) optó por Adidas y su balón Errejota para la Segunda B y la Tercera división. El problema es que los balones se rompían a las pocas patadas.

Y la siguiente en mudar será la UEFA. Al parecer, la federación europea ha puesto a la venta los contratos para balones oficiales en sus competiciones internacionales de clubes. Y por ahora ya se conoce que en la Europa League desde la próxima temporada hasta la 2021 se patearán pelotas de Molten, marca japonesa que suministra los balones oficiales de la Euroliga de baloncesto. Pero que no tiene experiencia a ese nivel en el fútbol. Las mudanzas en la clase dirigente delos máximos organismos futbolísticos también tienen estas consecuencias, y que la UEFA rompa un acuerdo histórico con Adidas es muy potente. Un signo de los nuevos tiempos pero también un posible generador de conflictos.

No Hay Más Artículos