Solo un nombre tendría el suficiente impacto para hacer temblar los cimientos del fútbol mundial a partir del próximo mes de junio: Leo Messi. Porque pese a las fanfarronerías de Josep Maria Bartomeu, noviembre se acerca a su fin y el argentino sigue sin renovar. Escrito de otra forma, a partir del 1 de enero podrá negociar con quién y cuándo le apetezca. Y ojo porque La Pulga es la punta del iceberg.

Dos son los equipos de la Premier League que afrontan una delicada situación en sus filas. El primero de ellos, el Arsenal, que podría perder a Alexis Sánchez y Mesut Ozil. El chileno estuvo cerca de salir el pasado verano, debido a un fuerte interés de Pep Guardiola en sus servicios, pero el City no quería invertir más de la cuenta en su caso (a punto de los 29 y gratis en el próximo junio). Menos incluso parece que van a pelear en Londres por retener al alemán, vinculado al Barça.

Por su parte, José Mourinho podría perder de una tacada a cinco de sus futbolistas, y sin recibir un céntimo por ello (salvo que renueven o les vendan en enero): Ander Herrera, Juan Mata, Marouane Fellaini, Luke Shaw y Daley Blind. Especialmente doloroso sería el caso del primero, uno de sus fijos en el doble pivote. El asturiano y el belga son menos habituales, aunque también suelen ser opciones recurrentes para sacar al Manchester United de posibles atolladeros. Sobre los dos laterales zurdos, el luso no lloraría demasiado.

En Merseyside, Everton y Liverpool se preparan para las eventuales partidas de Ross Barkley y Emre Can. El inglés, actualmente lesionado, ya estuvo a punto de salir a finales de agosto ante un ofertón del Chelsea, y todo parece indicar que sí abandonará Goodison Park en enero. Por su parte, el alemán suena con mucha fuerza para la Juventus, si bien los Reds se cubrieron las espaldas con la futura llegada de Naby Keita (RB Leipzig).

Precisamente, en la Bundesliga también estarán de rebajas. El Bayern mantiene en su escaparate de gratuitos a los veteranos Arjen Robben y Franck Ribery, mientras el Borussia Dortmund parece dispuesto a decir adiós a la torre Neven Subotic. Sin embargo, las verdaderas joyas podrían hallarse en Gelsenkirchen: Max Meyer y Leon Goretzka. Especialmente este último, que ya deslumbró con la selección alemana en la última Confederaciones y que será, salvo intervención in extremis del Schalke, uno de los nombres propios del mercado en 2018.

En Italia y España, las gangas están en la retaguardia. En el Calcio podrían cambiar de aires por un módico aumento salarial Giorgio Chiellini, Miranda, Stefan de Vrij y Faouzi Ghoulam. Los centrales de Juventus e Inter ya pasan de los 30 pero el holandés y el argelino darían todavía muchos años a sus posibles compradores. En la Liga, el gran dilema se encuentra en el Manzanares con Juanfran y José Giménez.

No Hay Más Artículos