Diego Simeone se enamoró de Luciano Vietto en su etapa en Racing de Avellaneda, cuando el delantero era un adolescente. Y por eso lo fichó para el Atlético de Madrid cuando el punta lució en el Villarreal. Ahora, Vietto es un descarte en la plantilla colchonera después de unos años de nula producción. Pero Simeone tiene fe en la inagotable cantera de Racing, y de allí ha sacado a Lautaro Martínez, otro imberbe atacante salido de las canchas de la Academia, que con apenas un puñado de partidos con el primer equipo se ha ganado un traspaso a Europa por cerca de 10 millones de euros.

Lautaro Martínez es el último nombre de una larga y prolífica lista de jugadores que Racing ha exportado en los últimos años, con un beneficio cifrado en 65 millones de dólares sólo en la última década. Eso no ha impedido que el club argentino haya tenido que ser intervenido por sus problemas económicos. Pero ese es otro tema. La cantera de la Academia produce jugadores y, sobre todo, tiene capacidad para venderlos rápido y sin mirar atrás. Desde que Diego Milito, Lisandro López y Sergio Romero marcasen el camino (el portero con apenas 4 partidos en el primer equipo), el club argentino se ha especializado en aportar al mercado jugadores que lucen a muy temprana edad, son vendidos como grandes promesas y, la mayoría, nunca acaban por cumplirlas.

Es el caso de Bruno Zuculini, fichado por el Manchester City pero que acumula cesión tras cesión sin arraigar en ningún lado. Luciano Vietto tuvo un brillante arranque en el Villarreal, pero no lo pudo mantener. Luis Fariña llegó al Benfica y jugó en España sin dejar más que chispazos. Su colega Rodrigo De Paul llenó titulares a su llegada al Valencia, pero desapareció igual de rápido. Jugadores con menos prensa como Gustavo Cabral o Gabriel Mercado sí lograron asentarse. Racing repite ese esquema con Lautaro Martínez, al que le han bastado 30 partidos con el primer equipo de la Academia y un brillante Mundial sub-20 para amarrar un gran contrato en Europa.

Y puede no ser el último gran movimiento de Racing de Avellaneda en este mismo mercado de invierno. A la venta de Lautaro le precedió la de Roger Martínez (23 años) a China y puede seguirle la de Brian Mansilla, compañero de generación del nuevo atacante del Atlético de Madrid y que está recibiendo ofertas del Arsenal. La Academia no para de producir jugadores, por más que la mayoría no acaben de graduarse.