Los ingresos por derechos televisivos son una de las principales fuentes de financiamiento de torneos como la NBA, la Premier League o La Liga. Parece que los responsables de los equipos de estas competiciones se han dado cuenta de que un porcentaje cada vez mayor de público adolescente y no tan juvenil prefiere sentarse ante una pantalla que ya no es un televisor. Se conectan a plataformas como Twitch para asistir a partidas de deportes que no son los convencionales, sino los llamados e-sports.

El videojuego podría en un futuro hacerse con una parte significativa de la audiencia del juego. Más aún si recibe espaldarazos como el del Comité Olímpico Internacional. Así que algunos clubes han decidido unirse al enemigo antes de que los derrote. Introduciéndose en el deporte electrónico tal vez puedan crear nuevas hinchadas para su escudo.

Prepara esos pulgares de gamer: en 2024 tú también podrías ser olímpico

Los Golden State Warriors han comunicado que su equipo de e-sports, Warriors Gaming Squad, formará parte de la primera liga de esa réplica cada vez más fiel de la NBA que es el videojuego NBA 2K. “Competir es la temporada inaugural de la 2K League nos ofrece la oportunidad de implicarnos con la apasionada comunidad de los e-sports mientras construimos sobre la base global de fans para el deporte del baloncesto”, afirmó Kirk Lacob, hijo del propietario de la franquicia.

Los Warriors son los últimos en llegar, pero ni mucho menos los únicos. La competición de ese vídeojuego que trae de cabeza a las propias figuras del baloncesto, obsesionadas con las puntuaciones de sus avatares virtuales, implicará a un total de 17 equipos asociados a otras tantas franquicias de la NBA.

La NBA 2K League es la primera competición de e-sports organizada en los Estados Unidos por una liga de deporte profesional. Pero no es el único torneo en el que los equipos se enfrentan. Además de intentar replicar a Durant y LeBron, los equipos de deporte electrónico de Warriors y Cavs se enfrentan en otros videojuegos, títulos como League of Legends, responsables en gran medida del fenómeno de las partidas competitivas. De hecho, son las propias empresas dueñas de los títulos las que comienzan a operar como las organizaciones deportivas profesionales.

Riot Games, propietarios de League of Legends, han anunciado para la League Championship Series de Estados Unidos un modelo de franquicias que obliga a invertir 10 millones de dólares a los equipos ya constituidos para garantizarse un puesto en el torneo. Las nuevas franquicias, según USA Today, deberán pagar 13 millones. Aunque parezcan cifras delirantes, el crecimiento imparable de los e-sports hace que no falten inversores dispuestos a patrocinar nuevos equipos, entre ellos, reveló Forbes, franquicias NBA como Cleveland Cavaliers, Golden State Warriors o Houston Rockets.

Por supuesto, el fenómeno no es exclusivo de Estados Unidos. También los clubes europeos de fútbol están dando pasos a la hora de crear divisiones de e-sports para que los representen en torneos. En España, la Virtual Football Organization intenta constituirse en la LFP virtual a la que acudan los clubes de Primera y Segunda División para patrocinar equipos. Por lo de pronto ya cuentan con un derbi andaluz, BetisSevilla. No es mal cebo para atraer algo de la pasión de los estadios hacia los campos virtuales.

 

No Hay Más Artículos