Si convirtiésemos el fútbol en un cuento de Navidad, José Mourinho sería siempre el gruñón y egoísta señor Scrooge. Pero ni siquiera su enfado por el empate del Manchester United frente al Leicester, podría amargar la buena obra de dos de los protagonistas del partido. Juan Mata le marcó dos goles a Kasper Schmeichel, y este paró otras ocasiones. Sin embargo, el centrocampista de los red devils y el portero de los foxes comparten un mismo objetivo en cuanto suena el silbato final. Mata y Schmeichel son el primer y el último futbolista adscritos hasta la fecha a la iniciativa solidaria Common Goal.

El llamamiento iniciado por el jugador español el pasado verano ha sumado 33 participantes, 33 deportistas profesionales dispuestos a ceder el 1% de su salario a obras de caridad. El dinero que ceden los y las futbolistas va a un fondo común desde el que se redistribuye hacia diversas iniciativas benéficas en todo el mundo. Entre ellas, la de la Fundación OSCAR, que ayuda a los niños y niñas de Bombay a los que Mata dedicó uno de sus goles en el King Power Stadium.

El proyecto Common Goal proclama que «con más de 3.000 millones de fans, el fútbol es el mayor fenómeno social del planeta». «Ningún otro deporte presume de tanta riqueza. O de tanto alcance. O de tanta relevancia cultural. Este hermoso juego está en una categoría propia. Imaginad la unión del mundo del fútbol detrás de una visión social compartida. Imaginad el impacto que podríamos crear y las vidas que podríamos cambiar». Este es el alegato que ha despertado el lado más solidario de un muy diverso ramillete de donantes.

Mata y Schmeichel son algunos de los jugadores de perfil más alto entre los 33 colaboradores. El portero, el último en llegar, declaró al adherirse que «sabía que era algo que me iba a interesar, porque una de mis mayores metas es ser recordado no solo como un futbolista». Hay otras estrellas internacionales implicadas, como el alemán del Bayern de Múnich Mats Hummels o el japonés del Borussia Dortmund Shinji Kagawa; el entrenador de moda en la Bundesliga, Julian Nagelsmann, del Hoffenheim; y también jugadores mucho menos conocidos y con ingresos mucho menores pero que igualmente desean compartirlos. Entre ellos, tres españoles: Borja Lasso, canterano del Sevilla; Bruno Saltor, del Brighton; y Alberto Prada del Wiener Neustadt de la liga austriaca.

Uno de los apoyos más celebrados fue el del central de la Juventus de Turín Giorgio Chiellini. El defensa internacional italiano escribió personalmente un sencillo correo electrónico a Common Goal, expresando que «no deseo publicidad, solo apoyar un proyecto brillante», y disculpándose con modestia por su nivel de redacción en inglés.

Quizás animados por los primeros colaboradores, Mata y Hummels, los jugadores de la Premier League y los de la Bundesliga son los que más abundan en Common Goal. Hay que destacar también la participación femenina, con ocho futbolistas socias de la iniciativa. Entre las implicadas, algunas figuras de primer nivel mundial como las estadounidenses Alex Morgan y Megan Rapinoe, y la delantera española Vero Boquete.

La foto con los 33 donantes es la mejor postal que puede ofrecer el fútbol internacional en este 25 de diciembre.

No Hay Más Artículos