En A Coruña, al hispano brasileño Donato le llamaban El Abuelo, porque duró hasta los 40 como profesional y su aspecto físico desde una década y pico antes indicaban una edad todavía mayor. Pero en el caso de Kazu Miura, el apodo puede convertirse, a este paso, en una realidad vital: la primera gran estrella del fútbol japonés, y posiblemente la mayor de todos los tiempos en el país asiático, va a cumplir 51 años con un nuevo contrato profesional bajo el brazo. Van tres décadas de profesión, una carrera apasionante que abarca Brasil, Italia, Croacia y, por supuesto, su Japón natal. Y por ahora, no hay planes de jubilación en el horizonte.

Desde hace un par de años, Miura sigue haciendo lo que más le gusta en el Yokohama FC, el heredero del mítico Marinos, el club más popular de la J League, a su vez el torneo que Kazu se encargó de impulsar con sus 100 goles. Para entonces, se había ganado sus entrenamientos de futbolista en Brasil, persiguiendo las raíces de los japoneses emigrados y también las esencias de un juego emergente en el archipiélago asiático. Pasó por las ciudades deportivas de Santos y Palmeiras, y luego jugó como profesional en el Coritiba, al abrigo de las gigantescas comunidades de japoneses en São Paulo y en Curitiba. Y no paró de jugar desde entonces.

Autoconvencido de ser una mega estrella en su país, con actitudes más propias de una estrella del J pop que del fútbol. Un extenso perfil publicado hace dos años por la revista Panenka apuntaba a que en los partidos con el Yokohama, King Kazu chuta desde donde quiere y cuando quiere sin que nadie proteste, tal es el estatus en el fútbol de su país. El pico de su fama y de su fútbol llegó mediados los 90, cuando se convirtió en el primer japonés en jugar en el calcio italiano. Hoy, las fotos de Kazu Miura con un pelo a lo Goku y la camiseta del Genoa parecen más una película que historia verdadera del fútbol japonés.

Con el contrato asegurado hasta los 52 años, Miura bate la marca de longevidad del inglés Stanley Matthews, pero aún se queda a tres años del uruguayo Robert Cardona, que sigue en activo en algún lugar de Italia. Lo que sí tiene es el récord de jugador más viejo en marcar en partido oficial. Su debut como profesional se produjo en 1986, 30 años antes. Kazu Miura es un desafío a la lógica del fútbol, aunque para hacer lo que sigue haciendo es necesario algo más que pasión y salud: también hay que tener una muy alta autoestima.

No Hay Más Artículos