El mejor de los ajedrecistas españoles, Paco Vallejo, número 32 de la clasificación mundial, está en jaque. Tras varias derrotas, y sobrepasado por la presión, ha decidido abandonar el Campeonato de Europa celebrado en BatumiGeorgia. El motivo no estaba sobre el tablero, sino en su cabeza. Acudió a su muro de Facebook y lo explicó así: “Nos remontamos al año 2011. Juego algo de póker online, por diversión, no soy ningún ludópata ni mucho menos. Lo perdí todo, unos pocos miles y dejé de jugar. Ahí se quedó. Año 2016 . Me llega una carta de Hacienda reclamándome más de 6 cifras! más de medio millón de euros porque usted jugó al póker y perdió. Parece una broma macabra, pero no lo es, a partir de ese momento empieza una bola de nieve que te va aplastando”. 

Vallejo, natural de Mahón y criado en Galicia, fue nombrado Gran Maestro de ajedrez a los 16 años de edad, el español más joven en lograrlo, y llegó a ser número 20 del mundo. Ahora se arrepiente de haber puesto a prueba su cerebro en una disciplina en la que el azar a menudo convierte a los jugadores en peones. Hacienda le reclama medio millón de euros. Él sostiene que se debe a que su pérdida de dinero sucedió en 2011, un año antes de que la legislación española se adaptase a la realidad de los juegos de azar por internet. 

“Tienes 200 euros. Apuestas 100 euros 1.000 veces, unas veces doblas y otras pierdes. 499 veces ganas y 501 veces pierdes. Para Hacienda, has ganado 49,900 euros, cuando en realidad has perdido tus 200 euros iniciales! Esto ocurre porque en 2011 no estaba adaptada la ley y no se tenía en cuenta la compensación con las pérdidas”, detalla en su red social. 

El peso de la deuda con el fisco ha mermado la necesaria resistencia psicológica que requiere para seguir compitiendo al ajedrez de más alto nivel. El ajedrecista, que en su cabecera de Facebook aparece sonriente en una playa con la barriga al aire mientras en el fondo una mujer en bikini se remoja en la orilla del mar, afirma que ahora vive una realidad cotidiana triste: “Si gano, habré perdido miles de euros y destrozado años de mi vida que nadie compensará ; si pierdo… no lo quiero ni pensar. ¿Futuro? Difícil plantear un largo plazo, y muy triste tener que representar al país que te ha tratado como a un criminal , que te ha ignorado, y que te ha destrozado”. 

El calvario que Paco Vallejo asegura padecer por una injusticia recaudatoria comenzó hace dos años: “A partir de 2016 empiezan los abogados, empiezan las reuniones con Hacienda, empiezo a cancelar torneos, empiezan las infecciones en la piel por cuestión de nervios, tengo que cancelar mi participación con la Selección Nacional porque sinceramente no aguanto la presión, en más de una partida juego prácticamente con lágrimas en los ojos”. Una enfermedad de su madre que no pudo tratar al haber entregado sus ahorros a la Agencia Tributaria, acabó por quebrar su moral. 

De sus mensajes se desprende que ahora mismo el ajedrez ya no es una prioridad para el mejor representante español de la disciplina. Es en los juzgados donde juega su partida.