La UEFA tiene nuevos planes para su competición más famosa, la Liga de Campeones, en el mundo real y en el virtual. Si ya conocíamos las nuevas reglas de ingreso y los nuevos horarios que entrarán en vigor para la temporada 2018/2019, ahora sabemos también que desde el siguiente curso no vamos a poder jugar el torneo de la Copa de Europa y la Europa League en el videojuego Pro Evolution Soccer. La división europea de Konami, la empresa japonesa que produce la saga PES, acaba de confirmar que “la final de la Liga de Campeones 2018 en Kiev señalará el final de una muy exitosa y fructífera alianza de diez años entre Konami y la UEFA Champions League“. 

La noticia es importante para el sector del ocio electrónico. Va ya para 25 años que el mercado del fútbol virtual lo acaparan dos títulos: PES (o su equivalente en el mercado nipón Winning Eleven), de Konami, y FIFA, de la compañía estadounidense Electronic Arts. La supremacía en ventas la detenta el título occidental, aunque el juego oriental conserva una importante comunidad de fieles que prefieren su estilo a la hora de representar el deporte.

El dominio de FIFA a lo largo de los años se explica en parte por las licencias, esto es, los caros derechos que es necesario pagar para poder representar con fidelidad a todos los clubes, selecciones y plantillas reales. Konami, incapaz de pujar al mismo nivel, se especializó en establecer acuerdos de patrocinio con clubes como el Barcelona, el Liverpool o el Borussia Dortmund y en conseguir los derechos de competiciones. El PES podía presumir de los derechos de la Copa Libertadores y de los torneos UEFA, incluyendo la Eurocopa. Pero ya no. 

El director de márketing de Eventos UEFA, Guy-Laurent Epstein, se despidió con elegancia de sus hasta ahora aliados japoneses: “Konami ha sido un potente socio para la UEFA Champions League y la UEFA Europa League, con nuestras competiciones teniendo una gran presencia dentro del videojuego y como parte de los torneos de e-sports de la Champions League organizados por Konami”. Sin embargo, ahora las puertas quedan abiertas para lo que muchos jugadores aguardan: que el principal estamento del fútbol europeo traslade sus competiciones a la próxima edición del título más popular, FIFA 19

Este anuncio es un golpe para Konami, antaño una de las más importantes casas del videojuego, y que en los últimos tiempos ha adoptado decisiones tan impopulares como prescindir de Hideo Kojima, el creador de la saga Metal Gear. No se trata tanto de que Pro Evolution Soccer vaya a ver menguada su comunidad de jugadores fieles, acostumbrados ya a ver con envidia las licencias de su competidor, sino de que con el adiós de la UEFA lo que está perdiendo es un gancho para atraer jugadores nuevos. 

No obstante, desde el ente futbolístico se deja abierto un resquicio curioso. “Aguardamos seguir trabajando con Konami en la esfera de las selecciones nacionales de la UEFA”, precisaba el señor Epstein. Así que, aunque Electronic Arts se hiciese con la Liga de Campeones, un posible juego sobre la novedosa y pluriestatal Euro 2020 todavía parece abierto al mejor postor. 

No Hay Más Artículos