Da las playas de Copacabana a la orilla del Pisuerga hay un océano y muchos grados de temperatura de distancia. Pero ni el frío, ni el paisaje de interior de la meseta castellana arredran a Ronaldo Nazario de cumplir su nuevo propósito. O Fenómeno busca un equipo de fútbol del que hacerse cargo desde los despachos y ha escogido un histórico del fútbol español, el Real Valladolid que compite en Segunda División desde el año 2010 y que aspira a un puesto de playoff de ascenso a Primera. Así lo asegura una información del diario brasileño O Globo firmada por la periodista Marluci Martins y que da la operación como “casi cerrada por 30 millones de euros”. 

Ante el revuelo generado, el presidente del club albivioleta Carlos Suárez ha negado que exista una negociación abierta con el antiguo delantero del Barcelona y el Real Madrid, añadiendo que “siempre he dicho que el día que haya algo lo diré yo”. Sin embargo, también reconoce que una oferta por cifras similares a las apuntadas resultaría irrechazable. 

De la relación del mítico astro de la canarinha con la capital pucelana no se conoce otra cosa que sus visitas al Estadio José Zorilla cuando goleaba en La Liga española, así como la relativa cercanía de Valladolid con Madrid, lugar predilecto en la memoria futbolística y residencia frecuente de Ronaldo. Medios locales recuerdan que el jugador fue socio de la empresa Bodegas Cepa 21 en la que también participaba José Moro, actual vicepresidente del club castellano. 

O Globo cuenta que el rotundo exfutbolista sopesó otras dos adquisiciones con anterioridad: la del Getafe, una de las revelaciones de la última temporada, situado en la periferia de la capital de España; y el Tenerife, otro histórico en Segunda División, ubicado en tierra de playa y sol. Ambas gestiones no habrían fructificado, dirigiendo los intereses del brasileño hacia esta nueva opción. Tampoco sería la primera aventura del primer gran Ronaldo de la historia del fútbol como propietario de un club. El pasado año se deshizo del 20% del accionariado del Fort Lauderdale Strikers, un equipo de Florida en la North American Soccer League. La experiencia resultó decepcionante para ambas partes

Como tantas otras figuras globales del fútbol brasileño, O Fenómeno quiere probarse en otros campos y sus sueños no son pequeños: los hay que medran en política, otros que buscan suculentos puestos federativos y él, decía a La Folha de Sao Paulo hace unos meses, quiere “hacer algo innovador, creo que estoy preparado para ese desafío”. Parece que ha decidido empezar en una tierra de rica historia medieval. 

No Hay Más Artículos