Un actor estadounidense y un futbolista japonés entran en un banco y salen montando un fondo inversor con el ojo puesto en Silicon Valley. Podría parecer el comienzo de un chiste de los tiempos del neoliberalismo pero en realidad es una noticia que primero difundió la prensa financiera y después ha acabado interesando a las revistas de cine y a los medios deportivos como este que lees (y que es tu favorito). ¿El motivo? La popularidad en sus respectivos campos y la extrañeza de los vínculos, desconocidos, entre los protagonistas de la operación financiera: Will Smith es el actor y Keisuke Honda, el deportista. 

Los dos participan en The Dreamers Fund (El Fondo de los Soñadores), un fondo de inversión con 100 millones de dólares para invertir en empresas emergentes. Eso sí, las beneficiarias de la inversión serían siempre iniciativas que respondiesen a algunas de las preocupaciones sociales de Smith y Honda, si bien la naturaleza de esos intereses no los detalló ningún comunicado de prensa. Sí trascendió que buscarán objetivos en el nuevo polo de la economía digital, Silicon Valley. Como garante del fondo opera el banco japonés Nomura Holdings.

Al ex Príncipe de Bel-Air le preguntaron por su relación con el centrocampista nipón después de la ceremonia de clausura del Mundial de Rusia 2018. Smith también formó parte de la Copa del Mundo a su manera: era autor junto a Nicky Jam y Era Istrefi del muy desapercibido himno del torneo, “Live it up”. Sin detallar dónde o cómo se habían conocido, sí que dijo que “tenía algo de contacto” con Honda: “Keisuke es un tipo de verdad”, añadió. 

En cuanto al futbolista, autor de un gol en Rusia como colofón a la carrera internacional de la que se acaba de despedir, afirmó que quiere “construir puentes entre inversores japoneses y negocios del extranjero”, además de “cambiar las vidas de la gente en Estados Unidos, Japón y el mundo” con la ayuda del que, según The Hollywood Reporter, es el actor más popular del planeta en base a su seguimiento en redes sociales. El medio asiático Nikkei sostiene que la extraña pareja va a entrevistar personalmente a algunos de los candidatos a recibir su bendición en forma de capital. 

La presencia de Nomura Holdings debería de bastar como aval del éxito que tendrá el proyecto. A fin de cuentas, el grupo japonés fue el único banco que tras miles de simulaciones pronosticó correctamente que Francia iba a proclamarse campeona en Rusia 2018. Lo hizo en base a unas estimaciones del valor de los futbolistas, su rendimiento previo y los resultados anteriores de la selección. Ahora cuenta con el actor más conocido del mundo y una leyenda del fútbol del archipiélago para acertar en otro negocio. 

No Hay Más Artículos